• octubre 20, 2020 3:49 pm

Crítica: Tienda de Unicornios, un film que te llena de felicidad

Ganadora de un Óscar a la mejor actriz por La Habitación; Capitana Marvel con mil millones recaudados a sus espaldas y ahora directora de Tienda de Unicornios, su primer proyecto como cineasta.

Unicorn Store

Brie Larson ha traído junto con Netflix esta historia que trata sobre Kit (la misma Brie Larson), una chica que desde pequeña soñaba con tener un Unicornio. Junto a ella estará Samuel L. Jackson, que será el Dependiente de la Tienda de Unicornios. Se nota que, tras Capitana Marvel, han formado un dúo espectacular.

Kit es una joven algo peculiar. Lo primero que sabemos de ella es que ha tenido que volver a casa de sus padres tras ser despechada del mundo del arte. Por lo que se puede deducir en los primeros minutos, estamos hablando de una joven que podría sentir depresión pero se intenta camuflar en un mundo de arcoiris, purpurina y ositos amorosos ayudada por su personalidad ‘infantil’.

Intentando no verse afectada por ello y siguiendo adelante en la historia la película nos muestra también otros problemas como puede ser el acoso laboral que sufre y tarda en reconocer. La Tienda de Unicornios termina siendo una especie de escapatoria para esta joven, volviendo a tener el mismo objetivo que en su infancia: adoptar un unicornio.

Lo mejor: Brie logra que el espectador muestre sus sueños mientras ve la película

Y es que hablamos de Brie Larson, una actriz que lo dice todo con una mirada. El personaje de Kit no solo logra transmitir al espectador sus sentimientos sino que consigue que el mismo empatice con ella porque todos somos un poco Kit. El final, que de primeras sonará muy común, en esta película hace sonreir de corazón. Es un love yourself que pocas veces se había visto tan bien reflejado en una pantalla.

La película pese a ser una comedia no logra conseguir en espectador una carcajada sino algo mejor: una sonrisa. Los mejores momentos son en los que te ves reflejada en Kit o sucede algo tan absurdo que te da ternura. Y quizás sea esa, ternura, la mejor palabra para definir esta película.

Crítica super subjetiva de Capitana Marvel

Si hablamos del apartado técnico no podemos decir que Brie haga una gran revolución. Muchas escenas son comunes en el cine pero algo que si aporta es meter esos momentos de tristeza o depresión en un cubo de color, purpurina y arcoiris que termina siendo el pilar de la vida de Kit y de la misma película.

Unicorn Store

Lo peor: Unicornio a presión

Quizás así dicho suene algo basto, sí, pero es que la trama del Unicornio llega a veces a desaparecer y lo cierto es que no te importa del todo. Te planteas si realmente era necesario meter al ¿animal? en la historia o tan solo con la ilusión que creaba ya bastaba. Sin embargo el ser mágico aparece en los últimos minutos y son en los que, si de verdad te has sentido identificada o identificado con Kit, intentarás guardar la lagrimita. El Unicornio importa, claro, pero hay momentos en los que te olvidas de él.

Crítica: “Shazam!” devuelve a DC a la competición

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *