• enero 21, 2022 12:24 am

Delirium Nostri

Cultura con un toque muy personal

(Crítica) “Jaguar”: la brillante ruptura de un tabú

Ver una serie es una acción que se debe realizar con la mente y el corazón. Si más allá de los minutos de duración de cada episodio no perdura en tu mente es mala señal. Pero, por el contrario, si consigue acomodarse en tu cabeza y hacerte latir el corazón, es signo de éxito.

Este es el caso de “Jaguar”, la última producción de Bambú para Netflix. El argumento es rompedor, pues a pesar de que hayan pasado las décadas, la estancia de nazis escondidos en España después de la Segunda Guerra Mundial sigue siendo desconocida, y por qué no decirlo, también algo tabú. Aunque lo más importante es el homenaje que rinde a los españoles que acabaron presos de los campos de concentración. La historia sigue manteniéndolos como anónimos, aunque aún no es tarde para concederles el reconocimiento que merecen.

Un grupo de supervivientes del horror nazi se unen para hacer justicia. Con disimulo se camuflan en la glamurosa vida que los exiliados nazis llevaban bajo el respaldo de la dictadura de Francisco Franco en España, para poder atrapar al conocido “doctor muerte” (Aribert Heim) antes de que huya hacia un nuevo continente.

Blanca Suárez, Iván Marcos, Óscar Casas, Francesc Garrido y Adrián Lastra son los protagonistas de este elenco de lujo. La serie ha sabido aprovecharlo, sacando el máximo partido de su enorme talento. Pero de esto hablaremos más adelante.

La producción está cuidada con mucho mimo, recreando unos creíbles escenarios que permiten sumergirse con facilidad en la etapa histórica de la serie, no solo en grandes rasgos, utilizando un color muy característico, sino también con detalles mínimos como son las fotografías o demás elementos de decoración. Además, son cautelosos a la hora de situar los diversos flashbacks al pasado de los personajes en los campos de concentración. Utilizan planos cortos que permiten conservar el realismo.

El simbolismo le gana la partida al exceso de sangre durante todos los capítulos. En varios capítulos, con sutileza, establecen un paralelismo de la barbarie nazi con oscuros cuadros muy conocidos en la historia del arte como es el caso de “El 3 de mayo en Madrid” de Francisco de Goya. Con inteligencia enseñan que la historia es circular y que hay que conocerla para no estar condenado a repetirla.

Por otro lado, también muestran un concepto de familia muy necesario. Todos ellos están atados a un pasado imposible de superar, que les obliga a andar con miedo por la vida. Al unirse sus caminos, construyen su hogar a base de la confianza que les proporciona saber que los ojos del de al lado han visto el mismo horror que los suyos. Luchan con la fortaleza que les proporciona la unión de grupo y esa valentía traspasa la pantalla.

A pesar de ello, el nerviosismo, la ansiedad, la inseguridad y el miedo es palpable. Especial mención hay que hacer al trabajo de Blanca Suárez en el papel de Isabel (la protagonista). Su personaje se mueve por las corrientes nerviosas que le proporciona la rabia y el terror. La actriz borda su papel pareciendo estar distante y miedosa, pero simultáneamente poderosa y fuerte, especialmente en los puntos más álgidos de la serie.

Aunque, como he dicho con anterioridad, cada personaje es un mundo totalmente diferente. Iván Marcos encarna al líder perfecto de la banda, Adrián Lastra se crece a pesar de que su personaje padece de cierta dificultad para hablar, Óscar Casas es la rebeldía de la juventud y Francesc Garrido es la más pura espiritualidad.

Conflictos de esta medida llevan implícito una gran reflexión sobre la existencia (o no) de Dios. Aunque, no me quiero meter en temas religiosos y dejo que cada uno juzgue con sus propios ojos, tengo que felicitar el profundo trabajo filosófico que lleva implícito el guion de “Jaguar”.

Si todavía no te has animado a ver la serie, tengo que decirte que esta es una de las producciones del año. Espero con ansias la segunda temporada, aunque, tampoco hubiese importado alargar tres o cuatro capítulos más esta primera entrega.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *