• septiembre 25, 2021 5:25 am

Delirium Nostri

Cultura con un toque muy personal

(Crítica) La boda de Rosa: Una historia de superación llena de fuerza

“La boda de Rosa” ha sido una de las películas referentes del 2020. Bajo la dirección de Icíar Bollaín, ha conseguido transmitir un mensaje muy importante: el empoderamiento femenino. Los Premios Goya supieron recompensarla con 7 nominaciones y una estatuilla a la mejor canción original para Rozalén y su “Que no, que no”.

Pero, no adelantemos acontecimientos. En este artículo desgranaremos los puntos que más nos han emocionado de este film.

En primer lugar, como adelantamos en el comienzo, se trata de una película con una moraleja muy potente e imprescindible. Enseña a desnudarse del ruido que se encuentra a nuestro alrededor y acallarlo para que no vuelva a nuestro interior. Como derecho humano fundamental, plantea el autocuidado.

De una manera certera, representa a una familia angustiosa, que atrapa entre sus paredes a Rosa (Candela Peña). La sensación de estar encarcelado traspasa la pantalla haciendo que empaticemos con el personaje que se encuentra delante de nuestros ojos.

A pesar de tratarse de una comedia, opta por una opción dentro del género que me encandila: el humor inteligente y no excesivo. Puntos cómicos, espolvorean una trama llena de tensiones, pero siempre en su justa medida.

Además del gran papel de Candela Peña, que encarna la imagen más fiel del desgaste emocional y físico, también hay que señalar a Paula Usero. La nominada a mejor actriz revelación, como ya hemos resaltado en sus trabajos anteriores, es todo un torbellino. Su papel es fundamental, para mostrar a una joven cuya necesidad es el ser escuchado y escuchar a los seres que más quiere.

No es la primera vez que le dedicamos un artículo a la banda sonora creada por Rozalén. Pocas películas mantienen una relación tan idílica con la canción que las representa como esta. En sus versos resume a la perfección el argumento de la trama además de mandar un mensaje lleno de poder.

A nivel fotográfico, capta la esencia de la luz mediterránea. Una gama cromática que navega entre colores terrosos y azules envuelve al espectador.

Se lanza a la piscina otorgando una alta presencia al dialecto autonómico de la Comunidad Valenciana. Hace falta una mayor presencia de los diferentes idiomas castellanos dentro de la cultura y este es un maravilloso ejemplo de como hacerlo de forma elegante. 

Una película llena de poder femenino que te llenará de vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *