• diciembre 5, 2022 8:16 am

Delirium Nostri

Cultura con un toque muy personal

«Estirando el chicle» hace historia en el Wizink Center

Crónica Estirando el Chicle Wizink Center

Para cumplir los sueños no hay que cerrar los ojos y desearlos con mucha fuerza, sino que hay que mirarlos de frente, mancharse de barro y lucharlos. Claro, es un proceso largo y ayuda mucho la presencia de referentes, que se asemejen a nuestras personas.

Ayer, «Estirando el chicle» hizo historia, llenando las 12.000 localidades del Wizink Center madrileño. Ellas han puesto un pie para no cerrar la pesada puerta del patriarcado y reivindicar la comedia femenina en la fiesta de la vida. ¡Si hay hueco!

De principio a fin, fue un show lleno de calidad y fuertes reivindicaciones. Su cometido era que el espectador terminase con dolor de mandíbula de reír y de sorprenderse, y por supuesto, lo consiguieron con creces.

En primer lugar, por su espectacular telonera. Rigoberta Bandini alborotó el escenario con temas como «In Spain We Call It Soledad» o «Ay Mamá».

A continuación, las risas llegaron con el telón que dio comienzo al espectáculo. Una lluvia de bragas inundó el techo de Wizink Center. Tremenda fantasía, ¿Verdad? Pues el sueño para cualquier fan del programa solo acababa de empezar, puesto que las cómicas aparecieron sobre el escenario con una puesta en escena solo apta para divas, ¡Con coreografía y todo! Sin duda, en todo momento fueron conscientes de que estaban haciendo historia, puesto que mimaron cada detalle.

Previamente, anunciaron su llegada con un exquisito humor haciendo referencia a la Iglesia Católica. Cogen al vuelo las temáticas, dejan a un lado los clichés y hacen magia con su autenticidad.

El inicio del show fue dedicado a comentar su más que sonada polémica veraniega. No aumentaron la leña del fuero, sino que se dedicaron a reírse de los crudos comentarios en redes sociales, bajando a tierra y expresando que muchos habían perjudicado su salud mental.

La temática del espectáculo fue el arte de la seducción. Aunque para seducción la suya, puesto que de un tema más que explotado consiguieron que todos nos sintiéramos reflejados con su humor directo y sin filtros.

¿Qué decir de las colaboradoras? Cada una mostró lo mejor de sí misma. En primer lugar, la simple presencia de Lala Chus fue puro disfrute. La cómica saltó al escenario vestida con su vestido de comunión y acompañada por el famoso Pato Donald terrorífico que la acompañó en el acto sacramental.

Poco después, llegaría la sorpresa de la noche para celebrar el día de la visibilidad bisexual. Chelo García Cortés fue pura purpurina nombrando a Carolina la reina de la bisexualidad.

Las encargadas de cerrar la noche fueron Patricia Espejo y Henar Álvarez, emitiendo un discurso feminista con inteligencia humorística. Aunque, sus apariciones hay que comentarlas por separado, puesto que Espejo hizo honor a su tierra aterrizando, literalmente, sobre el escenario montada en un patín eléctrico vestida de fallera y Álvarez nos sedujo con un show de twerking. Cualquier cosa podía hacerse real sobre las tablas con ellas a los mandos.

Entre aplausos, la «Reina del Pop» a todo volumen y la gratitud encima de la mesa, Victoria Martín y Carolina Iglesias cerraron una noche digna de estudio. Llovió confeti, pero también felicidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *