Noche de venenos y maldiciones en Fuenlabrada con Lola Índigo.

Lola Índigo es una de las estrellas más en auge del momento, y no solo lo digo yo, como fan, los números lo demuestran, un nuevo fenómeno musical ha sido despertado por la granadina. Fuenlabrada así lo corroboró anoche, pues la plaza del centro comercial Loranca estaba a rebosar cuando aún faltaban horas para el inicio del concierto.

El show contó con unos invitados de lujo, los colombianos Trapical Minds fueron los encargados de dar el pistoletazo de comienzo. El público ya estaba más que preparado para recibir a las chicas de Lola Índigo.

Por todo lo alto y con una gran ovación apareció Miriam Doblas rodeada de sus cuatro bailarinas. La noche prometía y así fue, repleta de himnos. Mujer Bruja fue la encargada de despertar el Akelarre en Fuenlabrada.

Afortunados fuimos los asistentes, pues pudimos disfrutar de las intervenciones de Lalo Ebratt en Maldición y Yera en Borracha. Sin duda alguna una ocasión única para disfrutar de la versión completa de ambas canciones.

El Akelarre Tour es un espectáculo al alcance de muy pocos artistas. Casi una hora y media de concierto, en el que Mimi demuestra que tras años de lucha incansable ha llegado para quedarse, y nosotros solo podemos dar gracias por ello. Desprende pasión y entrega pues solo hay que mirarla a los ojos, hablan solos, inspiran a luchar por lo que soñamos.

Sí, horas después sigo alucinada con la voz de Mimi en directo, no falla ninguna nota a pesar de el constante movimiento requerido. Mejora con creces al disco y la honra mucho. Puede hacer el estilo que quiera y así lo demostró. Una emocionante versión de “Amor veneno” fue la encargada de tocar nuestro corazoncito, uno de mis momentos favoritos de la noche sin duda. La artista tampoco olvidó su éxito más reciente “Me quedo” presente en el disco de Aitana, regalando una versión a capella.

Trabajo impecable de sus bailarinas, que enriquecen el espectáculo y lo hacen más grande. Los detalles del show estaban medidos hasta lo más mínimo y entre canción y canción las cuatro nos mostraron todo su talento. Momentos que también demuestran que Mimi es una artista generosa.

La noche, como no podía ser de otra manera, culminó con “Ya no quiero na” tras ser pedida y coreada por todos sus fans. Momento cumbre y en el que nos quedamos sin voz, pues la ocasión así lo requería.

Anoche prometí seguir muy de cerca los pasos de la granadina, pues tiene un talento que embruja, es imposible no dejar de mirarla mientras actúa, me enamoró un poquito más si cabe. Hoy, al escribir estas líneas, no puedo dejar de pensar en que con esfuerzo y lucha se puede llegar a cualquier sitio. Ella, mujer empoderada ya es sinónimo de éxito. Y yo, ya tengo la mente en la próxima parada en la que seré testigo de un nuevo Akelarre.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *