• julio 21, 2024 7:26 pm

Operación Triunfo desata la euforia en Madrid

Para madrugar un sábado, sin ningún deber laboral ni estudiantil, hace falta un gran acto de fe, y más aún si lo haces con una sonrisa, a pesar de no haber encadenado más de dos días en la semana en los que has dormido 8 horas. Y sí, no estoy hablando de ninguna amiga, sino de mi misma.


Dicen que los discos ya no tienen futuro, pero para eso está Operación Triunfo, para seguir rompiendo récords. Los expulsados del programa, entre ellos grandes favoritos, convocaron a las masas en una nueva firma de discos, donde las nuevas generaciones, esas que aún vivían en la infancia cuando más de uno estábamos llorando en las colas de OT 2017, han vuelto a entregar su corazón al programa y al disco.
La cola es larga pero intensa. Durante estos momentos, parece que nos conocemos todos. Compartimos batallas y anécdotas del programa como si nos conociéramos de toda la vida. Además, las canciones versionadas durante el programa reviven, como si volviesen a nacer, en las voces de los asistentes, independientemente de su edad.


Según se acerca el escenario, las mariposas vuelan, como quién va a conocer a una musa recién bajada del estrellato. Y entonces, la magia brota entre la fugacidad. Las sonrisas y los abrazos son los que nos hacen comprender la verdadera belleza de la vida.


Gracias Omar, Denna, Salma, Chiara y Violeta por lo de hoy.

Laura Salas

Soy fan, luego existo

Por Laura Salas

Soy fan, luego existo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *