• septiembre 27, 2020 3:32 pm

Van Gogh Alive: La caótica exposición sobre la obra del artista.

El Círculo de Bellas Artes de Madrid acoge hasta el día 18 de febrero, la experiencia “Van Gogh Alive”. Es la experiencia multimedia más visitada del mundo y tiene aproximadamente una duración de una hora. Nosotras, hemos vivido en primera persona y nos disponemos a contaros nuestras impresiones.

¿Realmente merece la pena? La verdad que la relación calidad-precio no es la mejor. De forma muy superficial se explica las diferentes etapas del pintor en las pantallas, además que hay una sala para aludir a varias de sus obras. En ella reina la oscuridad, por lo que tienes que armarte de linterna si te quieres interesar por los carteles.

Poco contenido técnico artístico, pero sitio ideal para hacer fotos para Instagram.

La sala está bastante masificada, y además, está hecha para ser vista mientras se anda. ¿Dónde está el error? Que se invita a que la gente se relaje en unos cómodos sofás, creando una masa de personas imposible de atravesar y obligándote a quedarte en una esquina. En conclusión, no sabes dónde mirar generando la confusión y el no saber que hacer entre los visitantes.

La exposición es vendida como una experiencia para todos los sentidos. En cuanto a música, chapó, te introduce por completo en la obra e invita a relajarse y abstraerse de todo lo demás. Pero, tu olfato se va a ver molesto ante un intenso olor a pintura.

¿Saco algún punto positivo? Pocos, pero los hay. Me encantó que algunos de los elementos de las obras cobrasen vida, como los pájaros, trenes o incluso el cielo. Además, de la recreación a escala real del conocido “El dormitorio de Arlés”, curiosa y atractiva cuanto menos.

Si estáis pensando en comprar las entradas, os recomendaría pensarlo bien, pues seguramente os decepcione.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *