• diciembre 8, 2021 2:38 pm

Delirium Nostri

Cultura con un toque muy personal

(Crítica) «El Buen Patrón» : Un golpe de realidad

La catalogación con una buena nota de una película por parte de la opinión pública y los premios cinematográficos es un excelente reclamo para que espectadores faltos de cobijo en los días de lluvia recurran a las salas de cine.

“El buen patrón” está protagonizada por Javier Bardem bajo las órdenes de Fernando León de Aranoa. El actor interpreta a un ambicioso empresario que tendrá que enfrentarse a los diversos problemas de sus trabajadores. Para mi sorpresa, ha sido la primera sala de cine que veo llena tras la pandemia, cosa que hay que tener en cuenta para comentar esta película.

En rasgos generales, hay que comparar esta producción con una escalada. Comienza con un rutinario día a día con típicos problemas que con el paso del tiempo serán una auténtica bomba. Pero, hay que tener paciencia, pues con el paso de los minutos se convierten en auténtica joya.

La película tiene una temática directa y sin filtros. Describe la frialdad que tienen los empresarios en sus acciones y por ello te hace odiar al protagonista. Pero, también tiene un humor inteligente espolvoreado en su justa medida pero que te hará carcajearte.

Tiene una gran variedad de frentes que merece la pena comentar. En primer lugar, genera desconfianza a la hora de estrechar lazos con personas con tal oficio pues deja claro que pueden ser capaces de clavarle una espada a su mejor amigo con tal de que la productividad de la empresa siga su normal transcurso. El único amor que tiene es por si mismo y por los billetes que acumula en su bolsillo.

Además, es capaz de revertir varias situaciones que llenan los titulares de los medios de comunicación para limpiarse las manos como son el racismo y el feminismo. Demuestra que no es oro todo lo que reluce y que, aunque las empresas decidan poner en puestos de mando a personas con diferentes culturas, pueden ser puras marionetas que sonríen al marketing y a los medios de comunicación.

Aunque, es discutible el papel de la mujer en esta película. A pesar de la diferencia de edad, el protagonista decide acostarse con una joven becaria. La utiliza como un papel de usar y tirar, pues cuando siente que la situación se le va de las manos decide echarla de su vida. Ella es el adversario perfecto, pues tiene una ambición superior a la del personaje dado vida por Bardem, pero desgraciadamente su papel está muy desaprovechado, pues se somete al yugo patriarcal, sin dar ninguna lección de vida feminista.

Es un golpe de realidad en el estómago que nos hace darnos cuenta de que los billetes están por encima de las vidas humanas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *