• abril 16, 2024 4:10 am

Veintiuno desata las pulsaciones de Madrid

Al cielo de Madrid se entra por sus salas de conciertos en las que las pulsaciones se descontrolan desde el primer minuto. Allí se quedan anclados la garganta, los pies y el recuerdo. Así ocurrió la noche del pasado sábado protagonizada por Veintiuno en la Sala Mon Live de Madrid.

El sonido de un saxo elegante descorrió el telón imaginario de la noche con mucha elegancia. Sin duda, este elemento fue una pieza más de un completo puzle. «La Ruina» fue la carta de presentación del grupo que hizo que los espectadores saliesen de su órbita cotidiana para apostar por un salto enérgico sin preocupaciones. Y sí, fueron mucho más que una canción «Salvavidas«.

La «Pirotecnia» explotó sin ruido y con una intimidad inmensa. Diego, vocalista del grupo, se sentó al piano para cantar con el corazón en una mano y enmarcar un «Parasiempre«.

Tras reinventar el clásico «Quizás, quizás, quizás«, «Anhelo» consiguió desatar una seducción que hechizó los pies y las caderas de más de uno. Una situación similar se dio con una canción renovada para la ocasión como «Haters» donde cada uno le gritó y le cantó a su particular batalla.

Posteriormente, Chica Sobresalto apareció sobre las tablas para demostrar una complicidad majestuosa con los chicos de Veintiuno en «Nudes«.

Además, la recién estrenada «A la Orilla» fue acogida con entusiasmo por parte del público presente.

La parte final de la vida del concierto fue una auténtica escalada hasta una alta cumbre. «Caramelo«, «Dopamina«, «Vida Moderna» y «Cabezabajo» lograron crear una sensación de hermandad entre los seguidores del grupo.

Veintiuno es la banda sonora de cachitos de nuestra vida.

Laura Salas

Soy fan, luego existo

Por Laura Salas

Soy fan, luego existo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *