• junio 18, 2024 8:14 pm

Dani Fernández convierte su noche en el Wizink Center en el Plan Ideal

dani fernández wizink center

Ayer puse final a 2022, con más de treinta noches de concierto de los cuales he disfrutado en soledad, en familia y con mis mejores amigos. En esos momentos me he permitido ser, vibrar y desconectar del mundo. En definitiva, he construido mi propio oasis donde no solo yo he cumplido mis sueños, sino también los he visto cumplirse sobre el escenario.

Este fue el caso de Dani Fernández al que su «Noche del Plan Fatal» en el Wizink Center le sentó a pura gloria. Como un huracán de felicidad salió a jugar con la electricidad de la noche, derrochada en las canciones con sabor a telón como «Dile a los demás» o «En llamas». Instantes después, la presencia de Arde Bogotá en «Sin vergüenza» nos dejó claro que iba a ser una noche en la que las pulsaciones no iban a descansar ni un solo segundo.

Dani Fernández habló claro a sus seguidores, con una mirada transparente y agradecida que permitió una rápida empatía con el artista. No podía ser de otra forma, la humanidad del cantautor abrazó a cada una de las personas que disfrutaron del feliz Wizink Center.

«Guarda una parte» puso la emotividad que desembocaría en un auténtico océano de oleaje dulce pero desgarrado cómo fue «Te esperaré toda la vida», donde apareció por primera vez una banda de instrumentos de viento. Poco después, un nuevo regalo saltaría al escenario. «Grace» se encontró con Miss Caffeina y claro, el estadio se calló.

El confeti explotó en «Plan Fatal», pero a las colaboraciones todavía les quedaba mucho por hablar. El siguiente en salir al escenario fue Pole. con su «San Blas». Acariciaron el alma.

Nuevamente, la grandiosidad del Wizink pareció difuminarse, puesto que el artista recreó un momento íntimo, tanto como una mirada que habla sin palabras. Canciones como «Si tus piernas», «Soldadito de hierro» junto a Nil Moliner o un valiente acapella patrocinado por «La casa de Inés» fueron las culpables de sacar alguna de otra lágrima.

La locura llegó en la recta final. Las encargadas de avisar de ello fueron «Disparos» o «Vértigo» y estalló en «Supersubmarina» con la compañía del batería del prestigioso grupo sobre las tablas.

Finalmente «Bailemos» fue el recuerdo grabado a fuego, cómo quien se lleva una postal de un lugar que ha ido de viaje y no quiere olvidar la belleza del paisaje. No pude resistirme a guardar un poco de confeti, para encarcelarlo. Sé que la magia del momento residirá en el recuerdo, pero cuando vea este cachito de papel no podré evitar sonreír.

Gracias Dani por dejarte la piel. Tus sueños son los nuestros. Queremos bailar toda una vida junto a ti. Una vez más, mi garganta se queda contigo en «Bailemos».

Laura Salas

Soy fan, luego existo

Por Laura Salas

Soy fan, luego existo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *