• mayo 18, 2024 4:18 pm

Crítica | Rozalén protagoniza uno de los grandes lanzamientos del año con “El Abrazo”

Hay discos que hay que dejarlos reposar en nuestro reproductor musical y escucharlos varias veces durante la semana para poder extraer de ellos el máximo jugo posible. Ya han pasado varias semanas desde la publicación de “El Abrazo”, el nuevo disco de Rozalén y cada vez que hemos escuchado este conjunto de 13 canciones hemos encontrado una nueva enseñanza.

Tal y como dice el nombre, este disco es un abrazo atemporal, útil para emociones vitales muy diferentes entre sí. Rozalén hace este acto tan bonito para el ser humano mirando de frente y siendo tan clara como el agua que se puede contemplar en la portada del disco. En primer lugar, hay que resaltar que nos regala una dosis de positividad y diversión como puede disfrutarse en las primeras canciones de este trabajo. “Lo tengo claro”, “Sácame la pena” o “En una noche cualquiera”, nos demuestran que por muy gris que esté el cielo ella siempre va a ofrecernos un refugio sobre el que resguardarnos.

Como resaltaba al comienzo de esta crítica, “El Abrazo” es un cúmulo de emociones, entre las que también se encuentra la nostalgia. Esta toma diferentes formas a lo largo de los versos, primero en forma de recuerdo a la niñez en la naturaleza, como en “Llévame” o “Entonces”. Además, la cantautora nos vuelve a abrir las puertas de su hogar para hablarnos de la pérdida de un ser querido en “Ceniza” y “Todo lo que amaste”. Sin duda, estas dos canciones son estremecedoras.

Finalmente, como no podría ser de otra forma en un trabajo de Rozalén, también hay una carga social muy importante en “El Abrazo”. La artista le da la bienvenida a un nuevo niño en “La cara amable del mundo”, mostrando la doble cara que tiene la sociedad actual. Y por otro lado, “Mis Infiernos” junto a Kase.O y R de Rumba se convierte en una descarga esencial ante las miradas tan empeñadas en juzgar.

En conclusión, “El Abrazo” es uno de los grandes discos de 2024.

Laura Salas

Soy fan, luego existo

Por Laura Salas

Soy fan, luego existo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *