• noviembre 30, 2020 2:27 am

Delirium Nostri

Cultura con un toque muy personal

José Luis Perales se corona en los Grammys Latinos con una actuación mágica.

Que me perdone el resto del mundo y parte de España, pero considero que no puede haber nada más bonito que un atardecer en Madrid.

Los Grammys Latinos de este año, nos han dejado una postal para la posteridad, Madrid bajo los pies del genio José Luis Perales. Este, iba a ser el año de su retirada, pero debido al coronavirus, ha tenido que posponer su gira un año más como tantos y tantos artistas.

Una imagen que se tatuará en las retinas de muchos, tanto seguidores, como amantes de la música, como de simplemente espectadores de tales premios, que no supieron reconocerle su último disco como era merecido, no otorgándole el gramófono de oro.

Perales, es una voz por la que nunca pasa el tiempo, pues como las leyendas de antaño, ya ha conseguido lo más grande, enamorar a una generación que construiría sus familias a base de sus melodías. Fruto de este proceso, llegamos mi generación, encandilados por tales historias de amor, y que estoy segura de que seguiremos contando a nuestros predecesores que pudimos disfrutar del maestro conquense.

La grandeza de esta actuación no se basa únicamente en la estampa, sino también en una banda completa, que con delicadeza restauró parte de la banda sonora de Perales, haciéndola elegante e infinita. El dicho que se repite en la capital: “De Madrid al cielo”, está más presente que nunca.

Dos compañeras de vida, como ¿Y cómo es él?” y el puro “Te quiero” quisieron acariciar la garganta bendecida del cantante.

Gracias a artistas como él, hoy persigo mi sueño de vivir de la música transmitiéndoos lo que significa para mí.

Si el coronavirus nos lo permite, en 2021 os contaremos su última balada en el Wizink Center madrileño en Delirium Nostri.

¡Larga vida a José Luis Perales!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *