• junio 20, 2021 7:48 am

Delirium Nostri

Cultura con un toque muy personal

(TBT) Física o química (temporada 2): Tornado de emociones

El reencuentro de la querida serie Física o Química, fue el pistoletazo de salida para que comenzase a ver la serie original. En su momento, me pilló muy joven y las plataformas digitales como Atrespremium nos ayudan a echar la vista atrás para disfrutar de lo que en su momento no pudimos.

En semanas anteriores, comentamos el primer capítulo de la serie, así como la primera temporada. Por lo que, siguiendo este rastro secuencial, hoy nos toca revisar la segunda temporada. Difícil es elegir por donde empezar a comentar, puesto que es bastante movida.

La serie, comenzaba con un nuevo personaje, Miguel. Este, aportó un toque de misterio que nos tuvo a todos con la duda de saber que escondía ante su mirada asustadiza. En mi opinión, una buena trama que aportaba un nuevo matiz a la historia no visto durante la primera entrega. Al comienzo, le tuve cierta tirria, pero con el paso de los capítulos, es imposible no quererle. Esto es debido a su firmeza a la hora de luchar por lo que desea.

El profesor de teatro desató una auténtica revolución en la casa de las inseparables Blanca e Irene, que pelearon como gatas y de forma algo sucia por llamar su atención. Un toque humorístico muy necesario para una temporada algo tensa.

Olimpia toma las riendas del instituto de manera democrática y siendo machacada hasta límites insospechados, primero por las responsabilidades que la desbordan en el instituto y segundo por el dolor inmerecido que la ocasiona Roque, un hombre con poca sangre que no la cuida como se merece. Pese a ello, el personaje interpretado por Ana Milán es la diva que todos merecemos, pues se aferra a la vida con uñas y dientes, siendo el prototipo ideal de mujer fuerte.

Cabano y Gorka son el ejemplo de la masculinidad frágil que se pelean como caníbales por el amor de Ruth. Pero, sin duda, Gorka es el personaje que más grima me da. Su falta de sentimientos es como una corriente de frío. Celoso y manipulador, además de machista y homófobo. Pero, tengo que aplaudir el trabajo de Adam Jezierski que aporta mucho realismo a su trama.

Por otro lado, tenemos a Isaac, aunque pienso que su personaje es una corriente que no iba a parar a ningún sitio, en el momento de su muerte, nos teje un nudo en la garganta, pues el dolor que deja a su alrededor es indescriptible.

Los celos, son el padre nuestro de cada día, dejando una imagen de los hombres no muy buena. Si no te deja relacionarte con nadie, no te quiere.

Si hablamos de superheroínas, Paula y Yoli son mis inspiraciones. Vapuleadas por el género masculino se levantan una y otra vez, consiguiendo dejar muchas frases icónicas que a pesar de que han pasado muchos años desde el estreno de esta temporada, todos deberíamos de aprender de ellas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *