• junio 18, 2024 9:01 pm

Así era «El Séptimo de Caballería»

el séptimo de caballería

Extracto de mi TFG: «La evolución de los programas musicales de Televisión Española: desde los años 80 hasta la actualidad» presentado en mayo de 2022 en la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid.

“El Séptimo de Caballería” fue un programa de TVE que estuvo presente en su parrilla desde septiembre de 1998 hasta 1999. Al igual que el otro programa citado con anterioridad, estuvo presente tanto en La 1 como en La 2.

En rasgos generales, el programa nace para contrarrestar el predominio del playback con una perspectiva menos comercial en comparación con otros de la misma índole. La duración es reducida pues los programas estaban comprendidos a los 90 minutos. Además, el propio presentador, durante el tiempo de promoción del programa, se encargó de recalcar que no era un programa promocional, sino un espectáculo en directo. (Miguel Bosé, 1998).

Además, el programa no se quedó encajado únicamente entre los parámetros del pop, sino que se abrió a todo tipo de estilos. Además, se encargaron de unir a varios cantantes muy diferentes entre sí en las colaboraciones retransmitidas. Ejemplo de ello fueron Raphael y Alaska o Mikel Erentxun junto a Carlos Goñi de Revólver. 

También hay que destacar, que por el contrario al resto de las puestas en escena de los programas noventeros, “El Séptimo de Caballería” contaba con tres escenarios que facilitaban el trabajo de los músicos visitantes y ponían en su mano todo tipo de recursos, como poder interpretar únicamente a guitarra y voz o junto a una orquesta.

Su presentador fue Miguel Bosé. El cantante fue una figura clave para el desarrollo del programa, ya que conocía a gran parte de los músicos, tanto nacionales como internacionales. De esta forma, las entrevistas las abordaba a modo de conversación entre amigos y no como un cuestionario periodístico, pudiendo profundizar en la persona que se escondía entre las exitosas canciones de finales de los 90. (Rosa Rivas, 1998).

Ejemplo de este hecho, se encuentra en la entrevista con Enrique Bunbury. El presentador intercala preguntas más polémicas, como puede ser la separación del rockero grupo, “Héroes del Silencio” con otras que le permitían adentrarse en las entrañas del entrevistado, como sus preferencias espirituales, sus intereses políticos o incluso los de sus antepasados.

El presentador estaba reforzado por otros rostros conocidos del mundo del arte durante las entrevistas. Ejemplo de ello fueron Mikel López Iturriaga, en la conversación con Enrique Bunbury y Pedro Almodóvar, durante la polémica aparición de Prince en el programa televisivo.

Laura Salas

Soy fan, luego existo

Por Laura Salas

Soy fan, luego existo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *