• septiembre 22, 2020 12:20 pm

Bely Basarte progresa innovando solo como ella sabe hacerlo en “El camino que no me llevó a Roma”.

Cuenta la leyenda, que el segundo disco es el de la confirmación como artista. Bely Basarte, lo ha llevado al pie de la letra con un trabajo muy especial. Este, mezcla un pop clásico emocionante con tintes de actualidad donde experimenta en nuevos registros con su voz.

“El camino que no me llevó a Roma”, está entre nosotros desde el pasado 4 de septiembre. “Me va a doler”, “Flores y vino” y “Roma” han sido algunos de los adelantos que ya habíamos hablado en el blog, por lo que nos centraremos en las canciones inéditas.

Una historia de dolor se encuentra encerrada en las paredes de este disco, con sus introducciones que relatan discusiones e incluso el adiós definitivo. Por ello, la historia se hace más viva y mucho más personal.

“C’est la vie”, moja parte de sus versos en la tinta de un idioma más que romántico como es el francés. Desesperación que impide avanzar reflejada por un sonido electrónico que poco a poco introduce intensidad como una pisada fuerte o como un golpe en medio del alma.

Por un camino parecido, circula “Acércate”. Esta, tiene un punto adictivo que registra un bucle sin salida. “Duele, pero no te vayas” es el resumen perfecto. Bely, siempre ha estado ligada en cierta medida al rap y esta canción es la indicada para seguir haciendo más fuerte este lazo, dotando de más profundidad si cabe, tanto que lleva a arrascar dentro del oyente.

Un paso a otro color es “Sin venganza” donde la guitarra es la protagonista y se hace inevitable re-enamorarse de la voz de Basarte, como en las buenas historias de amor, que con cada detalle Cupido vuelve a hacer de las suyas. Especialmente emocionante es el pequeño trozo a capella, donde la piel se eriza y es palpable hasta el suspiro de la artista que muestra que esa historia le ha salido de dentro.

Todos los caminos llevan a Roma inevitablemente y como buen final, llegamos a “San Pedro”, mi canción favorita y la que para mi la que roba corazones, no devolviéndolos nunca y dejándolos atrapados en ella. La guitarra, marca el viaje, mira dentro de si misma reencontrándose.

Importante, escucha el disco en orden y te maravillará.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *