• octubre 27, 2020 4:53 pm

Betty Cooper, la tierna pero cañera aprendiz de periodista de Riverdale.

Creo que durante los últimos meses no me queda una sola persona de mi círculo más cercano a la que no haya atosigado contándole las maravillas de la serie Riverdale. Como no, vosotros tampoco os ibais a librar de ello. Como pudisteis leer hace unas semanas, os hablé de mi personaje favorito, Cheryl, y como no, tenía que ser Betty Cooper la segunda con la que comparto amor por la misma profesión: el periodismo.

­Lo primero, apuntar que voy por la segunda mitad de la tercera temporada por lo que no me matéis si veis que hay puntos que deberían de estar en este artículo y no los he puesto. No tengáis dudas en que seré rauda y veloz poniéndome al día con la serie.

Al comienzo de la misma, parecía que todos los adjetivos que iban a acompañar a este personaje interpretado por Lily Reinhart iban a ser tópicos, algo en lo que estaba equivocada. Pasa de ser la típica niña buena enamorada del guapo y deportista de la clase a una mujer de armas tomar.

Si algo tiene de especial este personaje es su dulzura dosificada de la mejor manera posible. Por supuesto el mérito absoluto es de Reinhart que consigue que se la coja cariño rápidamente con una sonrisa realmente encantadora.

Muchas de las referencias sobre la serie, señalan a Archie como el verdadero protagonista de la serie, sin duda llevados a esa conclusión por los comics en los que se inspiran, algo en lo que estoy totalmente en desacuerdo y vengo a reclamara el título a Betty. Todo el peso de la trama recae sobre la rubia, que es la encargada de resolver la mayoría de los enigmas con una gran inteligencia y destreza. ¡Valoremosla!

Pero, si realmente lo que me hace adorar a este personaje es su gran destreza periodística y su lucha por conseguir saber siempre la verdad, aunque se meta en mil líos. Problemas que me resultan de lo más graciosos, que con unos medios un tanto rudimentarios siempre se sale con la suya. Si ella es espía yo también puedo serlo.

Y a vosotros, ¿Qué os parece mi querida Betty Cooper?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *