Cami Gallardo, presenta la segunda parte de “Monstruo” ha llegado para quedarse.

La cantante chilena, Cami, se ha posicionado como una de las jóvenes promesas con más proyección de los últimos meses, llegando a estar nominada a un Grammy Latino. El pasado 2019, la artista publicó la primera parte de su Ep, titulado “Monstruo”. Ya sabéis que me gusta apostar por las nuevas voces que llegan a nuestro panorama musical, y ha sido inevitable enamorarme de lo nuevo de la artista, haciéndose por si sola un hueco en mi torre de discos. La segunda parte de este EP, llegó el pasado 6 de marzo, teniendo seis canciones nuevas. La carta de presentación de este trabajo fue “Funeral” una bomba explosiva en la que está acompañada por WOS, dejando claro quien es y a dónde quiere ir.

“Pena negra”, es la primera inédita que nos encontramos que apuesta por un sonido artesanal, casi acústico y algo sensual en sus primeros pasos para eclosionar en un estribillo muy de ella, llegando a una magnitud extraordinaria. Me gustan esos artistas que inventan su propio estilo y entre el gran bullicio son distinguibles. Sí, ya se que la letra nos está hablando de una historia de amor, a la que no se quiere decir adiós, pero podemos trasladar esta metáfora a su música una sensación de adicción te recorre de principio a fin, entra a tu vida y terminas abrazando todo aquello que sale de la garganta de la chilena.

Continuamos con “Espero que seas feliz”, elegante y me atrevo a aventurar que con tintes de música anglosajona. La voz de Cami es la protagonista, que te enreda poco a poco y se clava dentro. Muy diferente a lo que nos había mostrado antes, demostrando que puede abarcar un registro bastante amplio.

Continuamos con “Tú siempre”, en el que hayo su belleza en esos 10 segundos del principios a capella, que son la carga de presentación ideal para continuar enganchados a este tema. Sin duda, Cami lleva sobre sus hombros la influencia de la música tradicional sudamericana, y ella es la elegida de los dioses para seguir extendiendo la sombra de este gran legado en los próximos años, llegando con paso firme a España. Vínculo eterno de ambos continentes la música.

La penúltima canción es “Mala leche”, título más que atractivo para darle al play. Una percusión muy marcada es el hilo principal de esta historia de desamor. Personalidad y fuerza a partes iguales.

El broche a este EP es “Mounstro” del que recibe nombre. Poder, es la palabra perfecta para definirlo. Especialmente destacable ese momento emocionante en el minuto final “Te juro, aunque soy buena, también soy monstruo, aunque no quiero” que te dan ganas de volver a escuchar de nuevo el disco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *