Complicados, todo un regalo para nuestros oídos.

Blas Cantó cierra una etapa fundamental en su carrera artística con la publicación de la reedición de su disco, Complicados, disponible desde el pasado 6 de septiembre.

Este disco es todo un regalo para sus seguidores, pues aparte de incluir tres canciones inéditas entre las que se encuentra “Si te vas”, los dúos junto a Marta Soto y Scott Helman y cinco versiones en acústico muy especiales. Tienen un factor mágico, ya que, si cierras los ojos, parece que tienes al mismísimo Blas cantandotelas solamente a ti. Una nueva edición, que nos provoca esas mariposas en el estómago como la primera vez que las escuchamos. En este artículo vamos a analizar detenidamente “Volver a bailar” y “No te vayas”, recordad que podéis encontrar los artículos referentes a las otras canciones en el blog.

Cuando escuché la “Volver a bailar” por primera vez una pregunta se presentó en mi cabeza, ¿Deberíamos hablar de un nuevo estilo de música llamado Blas Cantó? Sin dudarlo para mi es un sí rotundo. Con solo un disco en solitario ya ha encontrado su propio sonido, algo digno de admirar. Una vez más, el artista nos muestra todo su potencial, pues, con su voz puede hacer lo que realmente quiera en apenas 3 minutos. Una voz dulce, pero que consigue transmitirnos esa herida que se produce cuando quieres olvidar a alguien. Estamos ante un tema que con el paso de los minutos de va haciendo más y más grande, eclosionando con un espectacular coro. Otro diez para el murciano.

A continuación llega a nuestros oídos, “No te vayas”, mi gran debilidad. Es de esos temas que tienen vida propia, que dan luz, que llena corazones y almas. Una de las declaraciones de amor más bonitas que ha salido de la garganta de Blas. Como he dicho miles de veces en mis artículos, Blas es de esos súper artistas, que pueden abarcar cualquier estilo, cualquier registro. Pues precisamente, esta canción es un viaje por todas las tonalidades existentes. Empezando acompañado solo por un piano, el cantante toca el cielo en el estribillo. “La luz entra ya por las grietas”.

Gracias Blas, por regalarnos todo tu talento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *