• mayo 29, 2022 1:46 am

Delirium Nostri

Cultura con un toque muy personal

Crítica | “Animales Fantásticos: Los Secretos de Dumbledore”: Una respuesta potente ante los múltiples interrogantes

Tras tres años de espera, las salas de cine han vuelto a ser invadidas por las capas de los amantes del mundo mágico. Los fans de la saga de “Animales Fantásticos” han sacado sus mejores galas del armario para acoger la tercera entrega titulada “Los Secretos de Dumbledore”. Estos se han visto recompensados por la mejor producción hasta la fecha de la precuela de Harry Potter.

Gellert Grindelwald regresa en esta entrega más poderoso que nunca, intentando hacerse con la presidencia del Mundo Mágico. Dumbledore, conocedor de esta situación, reclama a un grupo de magos presidido por Newt Scamander y curiosamente completado por el muggle Jacob Kowalski, para intentar detener sus perversos planes.

Esta película funciona a modo de cierre. Recoge durante más de dos horas las respuestas a todos los misteriosos y sentimentales interrogantes abiertos durante las dos entregas anteriores, e incluso algunos que se quedaron en el aire tras el fin de Harry Potter. Bajo mi humilde punto de vista, los argumentos tienen una potente consistencia y logran hacer disfrutar al fan. Además, si quisieran no continuar con las dos películas prometidas para finalizar la saga, podría funcionar como un final de altura.

Por otro lado, los efectos especiales tienen una indiscutible calidad. Engrandecen la trama e incluso dotan de cierta elegancia a los personajes que los ejecutan. De la mano, están lo gigantescos escenarios, especialmente los que evocan a Alemania, que recrean, con ciertos guiños, al país presidido por Adolf Hitler en tiempos de la Segunda Guerra Mundial.

Precisamente, que se den la mano la fantasía con la corrupción política es uno de los grandes aciertos de este film. Se cargan de crítica social para aportar mucho más realismo a la trama, involucrando mucho más, la empatía del espectador.

En cuanto a personajes, hay que destacar varias actuaciones. Dan Fogler en el papel de Jacob Kowalski hace respirar la trama con sutiles pero potentes puntos de humor. Por otro lado, y en una situación opuesta, se encuentra Katherine Waterson, interpretando a Tina Goldstein, relegada de una manera muy desagradable a un tercer plano debido a las desavenencias con la creadora de la saga J.K Rowling. Por su parte, Mads Mikkelsen como Gellert Grindelwald, consigue sobrepasar el aprobado, aunque no iguala al extravagante villano encarnado por Johnny Deep.

La alta duración de la película no es un enemigo para su dinamismo. En el patio de butacas, el tiempo vuela visualizándola.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.