• junio 20, 2021 4:49 am

Delirium Nostri

Cultura con un toque muy personal

(Crítica) El campamento de mi vida: Un musical lleno de tópicos

El pasado mes de marzo, Netflix apostó por introducir en su catálogo de novedades un musical con matices adolescentes titulado “El campamento de mi vida”. Hoy es el protagonista de nuestra crítica.

Un joven conflictivo, es adoptado por una mujer. Junto a su hijo, viaja hacia un campamento cristiano, en el que la vida le cambia por completo. En rasgos generales, podemos decir que le lavan la cara por completo y en un visto y no visto pasa de ser un ladrón de coches al yerno que todo padre desea tener.

¿En cuántas películas hemos visto situaciones similares? Desgraciadamente en muchas. Peca de poco original, facilona y previsible. Desde que se descubre la cultura predominante en el campamento, se llega a la conclusión que el protagonista terminará siendo el más santo del lugar.

Pero, a pesar de todo, es un pasatiempo entretenido. Si quieres que los niveles de azúcar incrementen en tu cuerpo, estás ante el largometraje ideal.

Continuando con el pecado capital de la falta de personalidad, hay que mencionar la elección de equipo del campamento. Perdonadme la comparación, pero es la versión low cost de la ceremonia de selección de casa de Harry Potter, sin sombrero seleccionador y sin magia ni chispa alguna.

No todo van a ser críticas. La banda sonora, se decanta por un estilo popero, refrescante y muy pegadizo. Sabe aprovechar la grandeza de los temas corales, a nivel vocal, pero no a nivel escenográfico. Por un incremento de la epicidad de las coreografías no hubiese pasado nada.

Para variar, todo está bañado en la ideología del sueño americano. En intentar ser alguien que no tiene nada que ver con nosotros para triunfar. Muy católico, católico no se yo si es.

Esperaba mucho más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *