• septiembre 20, 2021 4:54 am

Delirium Nostri

Cultura con un toque muy personal

(Crítica) Élite, historias breves: Un buen nexo de unión

Élite ha continuado expandiendo su universo con motivo de su cuarta temporada. Una serie de historias breves han antecedido a esta nueva entrega, no dejando indiferente a nadie. Considero que ha sido un gran acierto, ya que permite reenganchar al espectador al punto en el que finalizó la tercera temporada. Sin duda, es una buena forma de refrescar la mente.

Bajo mi humilde punto de vista, la mejor entrega es la primera, protagonizada por Guzmán (Miguel Bernardeu), Rebeka (Claudia Salas) y Cayetana (Georgina Amorós). En muy poco tiempo, son capaces de despertar una auténtica montaña rusa de emociones. Se parte de un ambiente distendido en el hay alguna que otra risa hasta llegar a pasar cierto mal rollo. Los tres personajes consumen drogas, cosa que da pie a situaciones rocambolescas. En un instante inicial son divertidas, pero, no banaliza el consumo, sino que termina mostrando una cara muy agria de este mal hábito.

El siguiente capítulo publicado fue dedicado a la idílica relación amorosa de Guzmán y Nadia (Mina El Hammani). El argumento es el mismo de siempre. Ella se ve sobrepasada por sus sentimientos, pero siempre termina volviendo a ellos. Pese a no aportar nada nuevo y ser un capítulo un tanto forzado, deja buenos tips sobre la importancia de sentirse libre cuando se está en pareja.

El miércoles 16 de junio, Omar y Ander fueron testigos de la muerte de un amigo debido a un duro cáncer. Se consigue lanzar un mensaje esperanzador y vitalista, por ello, el grado de exigencia emocional es muy alto. Cosa que no llega a cumplirse, pues los actores parecen fríos y distantes.

Si habéis leído mis artículos anteriores sobre Élite, os daréis cuenta de que no era muy fan de la pareja formada por Carla (Esther Expósito) y Samuel (Itzan Escamilla). A pesar de que no había una conexión muy lograda, este último episodio es un broche de oro a su relación. Por primera vez, veo una emotividad palpable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *