• octubre 29, 2020 3:39 am

(Crítica) No te puedes esconder: la mezcla de raíces españolas y mexicanas.

Mónica una enfermera mexicana tiene que huir junto a su hija de su país porque están en peligro. Deciden venirse a España e instalarse en la capital,Madrid. Mientras tanto la policía madrileña está investigando un delicado crimen realizado de una forma extraña. Paralelamente en la capital se produce un atentado terrorista en el justo está Mónica. Estando allí tiene que salvar la vida de Daniel sin saber todo lo que iba a conllevar eso.

Después de pasar todo una noche con él en el hospital decide regresar a casa y cuando llega descubre que su hija no está y al llamar le dicen que ha sido secuestrada. Mueve todo tipo de hilos para intentar descubrir donde está su hija. Daniel siente que tiene que agradecer a Mónica lo que ha hecho por él así que decide ayudarla con el tema de su hija porque él era policía pero le despidieron. Una serie de acontecimientos,d e movimientos extraños hacen que se sospeche de todo el mundo. Y cuando ven que aquí en España no está Natalia deciden ir hasta México por una serie de pistas que les conducen hasta allí y reciben una cantidad de noticias que hacen que se topen o no con Natalia,eso dejo que lo descubráis vosotros. Relacionado con el asesinato de Beatriz Prats como en todo caso el principal sospechoso es el marido, y aquí no lo es solo para la policía sino que también lo es para sus trabajadores. La policía luchará contra viento y marea para encontrar al asesino que ha cometido tal asesinato de esa forma tan extraña y cuando por fin lo encuentren se dará una razón para explicar el por qué lo ha hecho así. 

Yo aquí tengo que barrer para casa y me quedo con los actores españoles que salen en la serie que son por ejemplo Eduardo Noriega, Maribel Verdú, Bárbara Goenaga, Jorge Bosch e Iván Sánchez entre otros.Para mi gusto les veo metidos en su papel pero sin exagerarlo, sobre todo Jorge Bosch que parece que es un policía de toda la vida. Quizá el mezclar los dos países no ha sido una buena idea e incluso llega un momento que la trama te cansa porque solo ocurren desgracia tras desgracia. El final es un poco surrealista por todo lo que pasa que te hace ver que es una ficción porque en la vida real no se solucionaría.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *