Dvicio se confirma en su tercer disco, “Impulso”. Un salto al estrellato.

Dicen, que el tercer disco es el de la confirmación. Los números hablan solos, y es que este grupo traspasa fronteras conquistando al mundo de Oriente a Occidente. Dvicio ha querido hacernos soñar y evadirnos de la cuarentena con el lanzamiento de su nuevo disco, “Impulso”, en el que observo un auténtico paso de gigante.

La canción que abre el disco recibe como título el nombre de “Epiphane”, en los primeros acordes te invade un aire de buena energía y muy buen rollo. Lo que más me gusta de este tema es su estribillo, con un estilo pop británico imposible de sacar de tu cabeza. Pese a introducir el tan temido spaininglish, lo hacen con clase. Y esos agudos… Ay madre. Esta, puede pegar muy fuerte como un futuro single.

Este disco, está repleto de diversos dúos de todos los tipos y sabores, en este caso, ¿Hola qué tal?, hablamos de un dúo junto a Llane. El grupo madrileño explora su lado más urbano con toques dance. Aunque mi debilidad son sus canciones pop clásicas, está claro que esta faceta no les queda para nada mal. Un toque canalla para enfrentar una ruptura.

Una baladita para rompernos el corazón nunca viene mal, y envuelta en papel de regalo con una instrumental épica resguardada en un sonido acústico de guitarra y piano, se nos presenta en nuestros oídos, “La distancia”. Muy probablemente, este tema ha llegado a nosotros en el momento oportuno, cuando este mundo loco nos separa de nuestros seres queridos.

No me escondo cuando tengo que admitir que lo que más me gusta de este grupo son esas canciones en las que siento que podrían derretirme si me las cantan a la cara, como sin ir más lejos, “Capítulos”, cual lleva el sello made in Dvicio, una historia que no se acaba. Como bien dice la letra, desprende llamas.

Del mismo corte que “La distancia” nos encontramos con “Te debo”, pero con un mensaje más triste, pues a Andrés (vocalista) es el que sufre el desamor. Es una canción que se presenta como un sueño, más noches frente al mar, una foto en Central Park… Quizá un poco menos más épica, pero eso si de igual efectividad.

¿Quieres pedir perdón a alguien y no sabes de que forma, o no te atreves? Pues probablemente “Disculpame”, con un Carpe Diem muy marcado sea tu mejor opción. ¡Vive la vida y deja atrás malos sabores de boca!

Para finalizar con las canciones inéditas que esconde este tema, nos vamos a “Primera vez”, otra balada con una gran dosis de azúcar hecha para endulzarnos un poquito más la vida. Ante la voz de Andrés Ceballos, son pocos los que se resisten. Tiene sorpresa, va creciendo lentamente, evolucionando, hasta eclosionar en un estribillo final que toca el cielo.

A finales de año, será muy fácil colocarlo en mi top de discos publicados en este 2020. Dentro de un orden, nos ofrece una grandísima variedad de temas de todos los colores y sabores para hacer un compacto muy especial. Otra maravilla de Dvicio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *