• octubre 5, 2022 8:08 am

Delirium Nostri

Cultura con un toque muy personal

Entrevista | Montañés: «Creo que la mejor protesta es apagar la TV, quitarse las noticias de internet, pasar el menor tiempo posible “conectado” a lo que falsamente puede aparentar ser la realidad»

David Montañés es un polifacético artista. Es pianista, con formación clásica, pero en su nuevo disco investiga dentro del folklore junto con su punto de vista rockero. Todos estos elementos los podemos encontrar en su nuevo disco titulado «Juerga y vino».

¿Cómo maquina un pianista de formación clásica, amante del rock un disco lleno de canciones folklóricas?

Soy pianista y compositor alucinado desde siempre, pero de las cosas que más disfruto es juntarme con los amigos, y como muchos son músicos pues surgen guitarras, flautas, violines… Y decidí sacar un disco con ese aire y filosofía.

¿Cuándo fue tu primer contacto con este tipo de música?

Pues resulta que coincide con la primera vez que toqué música en grupo, con 5 o 6 años, antes de aprender piano. Tuve la experiencia de tocar villancicos con la caña(percusión) en una misa del gallo con los Auroros en San Juan en Alcalá la Real, Jaén.

De hecho, hay algunas canciones que tienen un ritmo roquero como “El gran simulador”, ¿En qué se parecen estos dos estilos tan aparentemente dispares?

El Gran Simulador es la más diferente del disco. Es la única que tiene algo de producción (Carlos Marqués) pero creo que está bien conectada con las demás por actitud y contenido del texto, aunque sí, esta canción puede recordar a rock andaluz más occidental.

“Juerga y vino” tiene un nombre muy significativo, ¿Por qué escogiste estos dos elementos para dar nombre al disco?

Más bien me escogieron a mí. La canción Juerga y Vino, en torno a la cual están construidas todas las demás se me ocurrió dando un paseo por Los Llanos en Alcalá… Un momento largo de inspiración de estos donde todo se te da y solo tienes que escuchar y transcribir.

Has rescatado versos y partituras anónimas, háblame de este hecho.

Descubrí la partitura de una canción anónima andaluza del siglo XIX, y en sueños me vinieron unas voces corales que teníamos que grabar, rollo epifanía. Eso se transformó en la canción que hay en el disco, que conecta con algo ancestral en nosotros.

¿Qué elementos de esa realidad que reflejaban estas canciones se pueden trasladar a hoy en día?

Casi todos. Quitando alguna palabra en desuso y cortando cuatro pelos al final los temas son universales:

Soy la ciencia en el saber/, pero la desgracia tengo/que juego con quien no sabe/y salgo siempre perdiendo.

¿Y ahora qué?

 Este disco está lleno de colaboraciones como Fandila, Paco Solana o Lorena Álvarez entre otros muchos, ¿Qué te ha aportado su experiencia en este disco?

La experiencia de l@s compinches con quienes te juntas para grabar o para hacer cualquier cosa te aporta el éxito de verdad, que para mí es que todo salga a la luz con alegría, y encima una fluidez y naturalidad a la que no podrías llegar solo ni de lejos.

¿Qué simbolismo tiene que muchas canciones de este disco sean corales?

Una de las cosas más potentes que emanan del folclore es la conjura que se produce cuando varias voces y/o instrumentos están en lo mismo y quería que esa energía estuviera en las canciones.

En la nota de prensa de este disco se te describe como un artista que no trabaja para Patrimonio, defíneme este hecho. 

Jaja, habría que preguntarle a Carlos García Simón… Creo que se refería a la actitud un poco punk y a que no me gusta mucho lo institucional porque siempre hay banderitas.

«Creo que la mejor protesta es apagar la TV, quitarse las noticias de internet, pasar el menor tiempo posible “conectado” a lo que falsamente puede aparentar ser la realidad»

Cómo contrasta este concepto con la importancia de tu tierra, de Andalucía. Pues de hecho has tenido inspiración de los bandoleros. 

El origen del bandolerismo son los monfíes de la Alpujarra, que fueron la “última” resistencia andalusí. El andaluz es anarquista por naturaleza, pero no en el sentido de Bakunin, sino de una manera mucho más subconsciente y poética. 

¿Cómo crees que influye este concepto sobre el oyente?

Ojalá algo de ese aire fresquito y libertario que tienen las canciones llegue al corazón de la gente, porque eso al final es ausencia de miedo, y si no hay miedo lo que queda es amor y desde ahí es la única manera de vivir con ilusión y en paz.

Además, este disco tiene una fuerte carga de música protesta, especialmente en “El Meteorito”, ¿Qué importancia ha adquirido la música protesta tras la pandemia?

Creo que la mejor protesta es apagar la TV, quitarse las noticias de internet, pasar el menor tiempo posible “conectado” a lo que falsamente puede aparentar ser la realidad. Porque todo ese tiempo lo estás malgastando, desconectado de ti mismo, de la realidad del mundo de verdad que es la de una experiencia más en comunión con la naturaleza y con los demás, porque somos lo mismo.

¿Cómo va a ser “Juerga y vino” en directo?

Liaremos una buena zapatiesta. Habrá piano, guitarra, mandola , flauta travesera, violín, viola, clarinete, bajo, percusiones… y la mayoría de músicos que participaron en el disco: Fandila, Alonso Díaz Carmona, mi hermana Maria del Mar, Álvaro s.u.e., Universal Circus… y alguna sorpresilla…

Cuéntanos más sobre vuestros proyectos futuros

Muchos todavía no se pueden desvelar. Sí te digo que me gustaría editar la Ópera Requiem, que es una obra que ya tengo compuesta y estrenada(y se puede escuchar) pero le falta el arte visual.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.