• mayo 11, 2021 12:30 am

“La huella de la Pantera”, el documental de Mónica Naranjo que demuestra la eternidad de su música.

“La huella de la Pantera”, es el documental de Mónica Naranjo con el que celebra su 25 aniversario en el mundo de la música. En términos generales, es una historia de superación y sacrificio que más allá de sus fans, todo amante de la música debería ver al menos una vez en su vida.

El documental, se complementa con canciones en directo de su más reciente gira, “Renaissance Tour” con unos planos realmente espectaculares que permiten ser el ojo que todo lo ve al espectador, fundiéndose con el escenario.

Es un verdadero regalo para los fans que se conserven las canciones al completo de la gira, sobre todo en estos momentos de crisis, que nos están robando el oxígeno vital que adquirimos en los conciertos. Esto, permite crear una sensación de comunidad espectacular entre los espectadores, dando la sensación de estar en un pequeño concierto. Es inevitable darlo todo con tantos temas históricos.

 En pequeñas dosis, nos plantean un viaje en el tiempo por los momentos clave de la carrera de la cantante, de una manera entretenida, viajando por escenarios clave como México. Las casi dos horas de film se pasan en un suspiro.

Por otro lado, se destaca la calidad humana de Naranjo y la importancia que tiene para la historia de la música de nuestro país. Una artista incomprendida, a la que un público entregado y fiel, le ha tejido la capa de heroína. Las discográficas no son para ella, su música y su poder están muy por encima de las pretensiones de una industria que solo mira por su bolsillo.

La música es vida, es aliento, es ganas de vivir y impulso para superar los obstáculos del camino. Temas muy importantes se tratan en el transcurso del documental, como la relación de la cantante con el colectivo LGTB o la importancia de la mujer en el mundo de la música. Algo, que tras terminar el documental, tengo bien claro que hace falta mucho más su presencia. Hay que aprender de testimonios como el de la catalana.

Otro elemento que no podía pasar de largo, es la muestra de cómo es el montaje de una gira. Una intimidad, que resulta muy interesante. El escenario, es una auténtica fiesta, pero cada una de las personas que están encima de él, son indispensables para formar un cielo tan estrellado.

Realmente espectacular.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *