• abril 20, 2021 12:49 pm

Delirium Nostri

Cultura con un toque muy personal

Tras largos meses de selección, por fin el pasado 4 de diciembre llegó la gran final de La Voz. Un privilegio para el espectador, pues parecíamos disfrutar de un concierto en riguroso directo.

No podía haber una mejor voz para abrir la noche. Johanna Polvillo nos hizo creer que si queremos volar, seremos capaces de ello, siempre acompañados de un registro tan potente como el de ella.

La primera invitada fue Aitana, que junto a Paula definieron a la perfección lo que es tener ángel. Aunque la concursante estuvo temblorosa, brilló.

A continuación, Pablo López y Alejandro Sanz fueron una fábrica infinita de magia en su homenaje a Pau Donés con “La quiero a morir”. Quedará para la historia.

Por su parte, en mi opinión, Curricé no brilló desmesuradamente junto a Mala Rodríguez.

Tras ellos, Kelly fue música metiéndonos el tema en los ojos como dijo Pablo López. Clase, genio y figura.

Laura Pausini y Bebe fueron éxtasis. Dos leonas enjauladas que desencajaron mandíbulas. Para mi un dúo en el top tres de los más brillantes del año.

Vanesa Martín, maestra entre maestras, hizo sus trucos de magia en “…Y vuelo”. Tengo que confesar que me hubiese gustado disfrutar de ella en solitario, ya que los concursantes estuvieron algo flojos.

Curricé y Kelly junto a Yatra en formato online, batallaron en el plano interpretativo, pues en cuanto a voces no se les veía muy empastados.

Después de años siguiendo la carrera de Pablo López, me sigue enamorando su manera de crear silencios y emociones. Es poesía, es mirada pura. “KLPSO” nos hizo temblar.

A continuación, llegó “Gitana” de la mano de India Martínez y Johanna que fueron garra y raza.

Paula tuvo el poder en sus manos de reinventar el himno del año “Resistiré”. Sonó con toda la firmeza del mundo creando una maravilla.

Posteriormente, Curricé versionó de una manera atípica “Malamente”. Mucha rabia que personalmente no me agradó.

Kelly hizo maravillas junto a Beret y Orozco cerró la noche con su último éxito: “Entre sobras y sobras me faltas”.

Finalmente, Kelly fue el ganador de la edición. Miriam Rodríguez tuvo la sabiduría de llevarle de nuevo a plató y Laura Pausini le recibió con los brazos abiertos en la última fase del programa.

¡Artistazo del que esperamos que le espere un buen futuro!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *