Maldita Nerea, se renueva, pero siendo los mismos de siempre.

Estos días como fan de Maldita Nerea están siendo una auténtica locura, no solo por la llegada de nuevas canciones de la mano de “Un planeta llamado nosotros”, si no también por conocer de primera mano los secretos de este disco tras entrevistar a Jorge Ruiz horas antes de su publicación.

La primera novedad de este trabajo, es “Te prometo libertad”, que el propio Jorge nos confesaba que era la canción más grande que jamás había compuesto y nosotras poco más tenemos que añadir. Si es cierto, que es muy diferente a los adelantos que habíamos escuchado hasta ahora, siendo mucho más intimista y directa. Así es Maldita Nerea, línea directa con los corazones de sus seguidores. ¿Puede existir algo más bonito que alguien que te de su verdad y te prometa libertad? Letra para reflexionar.

La siguiente que nos encontramos es “La espera”, una joya que se ha convertido en mi favorita de este disco. Es poner letra a ese sentimiento que pocas veces los seres humanos sabemos explicar, mezcla de inseguridad y miedo. Saber explicar lo inexplicable le hace grande. Sin duda un tema que va mucho más allá del disco para convertirse en abrigo, para ser capa de superhéroe tortuga.

Con el sonido de siempre, llega “Demasiado ruido”. Quizá banda sonora de muchas historias rotas en este mundo, cuando callar es lo principal, pese a que el daño sigue allí y dos personas se convierten en desconocidas.

A días, escucho el disco y tengo una canción diferente como favorita. Que me perdone “La espera”, pero “La historia de tu vida” puede posicionarse sin ningún problema en el pódium de las mejores. Quizá no creas en el destino, pero esta canción puede hacerte sentir lo contrario. Cuando me apasiona tanto un disco o una canción, se me hace difícil describirlo con palabras. Por ello, prefiero dejaros con uno de los grandes versos de este tema, y creo que lo resume a la perfección.

Un segundo y ya estaban en el mismo desvío,

sin poder evitarlo ni haberlo escogido que curiosa es la suerte cruzando caminos,

disfrazando de amor todos nuestros vacíos
llamándolo amor cuando no lo han sentido

¿Qué sería de un disco de los murcianos sin esa chulería tan característica para relatar una historia? “Tú no puedes hablar de amor”, seguramente tengas en la mente a alguien a quien dedicársela, y entre tú y yo, sería una forma ideal de ponerlo en su sitio transcribiendo la letra de Jorge Ruiz. ¿No crees?

“Y los niños ahí mirando”, siguiendo estética parecida a la canción anterior, el artista nos explica como surge la idea de moldear un nuevo tema. Como siempre, no duda en meter algún zasca a la sociedad en sí. El ruido que nos impone la sociedad por ley a veces nos desvía de nuestro camino.

“La nana de los besos”, es otra de las razones de porque este disco es tan atrevido, pues en pocos (o ninguno) de los discos de la primera línea de la música podemos encontrar un guiño a los más pequeños de la casa. Digno de aplauso.

“Siempre estaré ahí”, es la encargada de cerrar el disco con un cambio de imagen ideal, siendo un regalo por todo lo alto para sus fans que la llevaron a lo más alto de escuchas en Spotify. Esta nueva versión, más vitalista y energética, vuelve a conquistar, siendo tal y como se la imaginó el artista en el momento de su creación. Podría ser prácticamente la historia de cualquier seguidor, que se reconforta en el abrazo de su ídolo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *