• julio 21, 2024 9:15 pm

OT 2017: El fenómeno

Extracto de mi TFG: «La evolución de los programas musicales de Televisión Española: desde los años 80 hasta la actualidad» presentado en mayo de 2022 en la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid.

La nueva edición del programa volvía a la televisión 7 años después de su antecesora en Telecinco, bajo el preludio del reencuentro de Operación Triunfo 1 un año antes. Este acontecimiento había congregado a 17.000 personas en el Palau Sant Jordi de Barcelona y a 4 millones de espectadores viéndolo desde la retransmisión en directo de RTVE, según los datos recogidos por la propia cadena.

Al igual que la primera edición, Operación Triunfo 2017 fue todo un fenómeno de ventas de discos y canciones. Ejemplo de ello es el recopilatorio de Aitana, que llegó a recoger el disco de oro con 20.000 ventas o “Lo Malo”, la apuesta eurovisiva de Ana Guerra junto a Aitana, que cosechó en sus primeros meses 40.000 copias.

En rasgos generales, la cuota máxima de audiencia que llegó a congregar el programa fue de un 30% de audiencia (2 millones de espectadores).

De una forma similar se han proyectado las carreras en solitario de los concursantes. Sus primeros sencillos, acumulan millones de visitas. Ejemplo de ello es “Teléfono” de Aitana con 104 millones de reproducciones en 2022 o “Ya no quiero na” de Lola Índigo, con 93 millones en la fecha en la que se cierra este trabajo. Precisamente estas dos concursantes, han recibido múltiples premios, entre los más destacados una nominación a los Latin Grammy para Aitana y el Premio de la MTV, para Miriam Doblas, alias Lola Índigo.

Los discos recopilatorios del programa fueron aclamados por el público con multitudinarias firmas de discos. Televisión Española registra en su base de datos que en total 94.500 personas asistieron a estos eventos. (Sandra Sánchez Domínguez, 2018).

Como se puede comprobar con los anteriores datos, la edición del 2017 heredó muchas características de sus antecesoras. Dentro de estas, destaca la existencia del Canal 24 horas. La diferencia con sus predecesoras es que era emitida de forma gratuita en YouTube y la similitud, es que funcionaba igual que las anteriores, es decir, como un complemento más a las galas.

En este caso, su cuota más alta de audiencia ronda los 100.000 espectadores (Sandra Sánchez Domínguez, 2018). Se trataba de una experiencia transmedia, ya que el 24 horas fue Trending Topic todos los días de emisión, con el #OTDirecto. (Sandra Sánchez Domínguez, 2018). Además, en esta red social, se publicaba día tras día el planning de trabajo que iban a llevar los concursantes, permitiendo al seguidor, fabricarse su propia parrilla de visionado.

Los concursantes también empezaron a utilizar por primera vez en la historia de la Academia, teléfonos móviles, pudiendo dar contenido a sus redes sociales, pero sin poder recibir el feedback de sus seguidores. De esta forma, los espectadores conocieron una cara más íntima de los concursantes, manteniendo intacta su inocencia.

El programa producido por GestMusic, apostó por un claustro de profesores renovado, en el que sobresalen rostros conocidos para las nuevas generaciones. Entre ellos resaltan Vicky Gómez (coreógrafa y ganadora de la primera edición de “Fama, a bailar!”) y Los Javis, los cuales serían reconocidos nacionalmente por sus trabajos contemporáneos a OT: “Paquita Salas” y “La Llamada”.

Continuando con la comparación con Operación Triunfo 1, esta edición arrasó en ventas de tickets para los 18 conciertos que compusieron la gira común de los concursantes. Además, se vendió todo tipo de merchandising del programa. Por otro lado, grandes marcas como El Corte Inglés o Telepizza aprovecharon el programa para promocionarse, así como grandes nombres de la industria musical, de la talla de Raphael, Pablo López, Becky G o Vanesa Martín.

El público atribuye el éxito de esta edición a la naturalidad de sus concursantes. Dentro de este hecho, visibilizaron muchas preocupaciones de su generación, como la ansiedad, el pánico escénico, el feminismo o la homosexualidad. Además, la gran mayoría de ellos puede presumir de ser artistas completos, pues varios cuentan con estudios en artes escénicas, en el mundo audiovisual o en el conservatorio. Hay que destacar, que durante la emisión del programa, el espectador pudo verlos componer muchas canciones, que, tiempo después, formarían parte de sus primeros álbumes de estudio. Ejemplo de ello son “Respirar” de Miriam Rodríguez, “Llegas tú” de Luis Cepeda, “Despierta” de Ana Guerra, “Londres”, “Por si te hace falta” y “Et Vull Véure” de Alfred García…

Laura Salas

Soy fan, luego existo

Por Laura Salas

Soy fan, luego existo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *