Reflexiones de una fan: Lana Del Rey

Todos (y cuando digo todos es todo ser humano en la tierra) hemos pasado alguna vez por lo que me gusta a mi llamar “la fase emo”. Esa fase oscura, de rebeldía y tristeza que se suele pasar en la adolescencia. Cada uno se refugia, además de en su cuarto, en algo externo que le hace pasar esa fase o reforzarla. En mi caso fueron los videojuegos y la música de Lana Del Rey. Y desde entonces no he podido separarme de ella.

Aquí Lana Del Rey sosteniendo un arma con la que dispara a un helicóptero y yo mientras tanto deseando que me dispare a mi

Digamos que Lana es esa cantante que consigue sacar la parte melancólica de todo el que la escucha y que, a mi  personalmente, me da ganas de sacar un cigarrillo de la nada y fumarmelo bajo la luz de la luna mientras le digo Daddy al primer señor que pasa. Aunque bueno, a ver, no todo va a ser tristeza y zorreo profundo. La música de Lana Del Rey, su pop barroco, transmite las sensaciones que le dan la gana. En una canción te puedes poner a llorar pensando que lo tuyo con el papito se termino; en otra tu percepción del amor te hará sonreir y ponerte algo verde junto a la compañía de The Weekend o por otra parte tendrás ganas de fumarte un cigarro de amor en la playa y cargarte un helicóptero. Todo eso y más es Lana Del Rey.

Pero sin duda, lo que más me marcó de lana es Ride. Ride es lo que yo llamo “himno”. Una canción que para muchos marcó un antes y un después. No necesitas el carnet de conducir para sentir lo que Lana intenta transmitir con esta canción. Momentos que todos hemos vivido, como querer irnos, desaparecer por unos momentos y estar solos pero a la vez el miedo a esa soledad y el pedir no quedarte sola, ¿a quién? Quizás a nosotras mismas. El final que comenzaba con I’m tired of feeling like I’m f*cking crazy (estoy cansada de sentirme como si estuviera j*didamente loca) era el momento en el que cada fan grita la letra, echa la rabia que tiene dentro y se disuelve con el final de la canción.

Lana en el videoclip de Ride siendo lo más DIVA del mundo. Young and free, honey.

Lizzy Grant consigue escribir unas letras que solo con su voz, con su Lana, pueden ser interpretadas. El estilo vintage que la acompaña desde siempre y es ya su firma nos enamora, nos lleva a una época que muchos no vivimos pero somos capaces de sentir. Pocos son capaces de hacer canciones como por ejemplo Love, que consigue abrazarte, calmar tus miedos y hacerte sentir joven. Porque siendo fans de Lana y conociendo que hemos nacido para morir, también deberíamos saber que vamos a ser siempre jóvenes, ¿verdad?

Lana Del Rey en la portada de Lust For Life con esa sonrisa de REINA DEL MARTES SANTO

Lana Del Rey no es solo su música, letra o estética. Es lo que te hace sentir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *