• julio 31, 2021 10:41 pm

Delirium Nostri

Cultura con un toque muy personal

Review | Dude, Where Is My Beer? (NGDC)

PorNaza Milán

Abr 1, 2021

Representando a Noruega en el NGDC de este noviembre encontramos Dude, where is my beer?, un point and click que recuerda a los clásicos pero con la innovación que se espera en un título de 2020.

Nostalgia y sencillez en el diseño

Dude, Where Is My Beer? destaca por el esfuerzo de sus desarolladores en crear un juego que recuerde a los clásicos point and click como Monkey Island o Deponia. Por ello, encontramos un gameplay de lo más sencillo que, sin embargo, se combina con la complejidad de los puzles que tendremos que resolver para completar la historia.

La historia del juego parte de un objetivo muy sencillo: guiar a nuestro protagonista (un señor de mediana edad estancado en lo clásico) en su búsqueda de una mítica cerveza Pilsner en un Oslo que parece haber borrado por completo la existencia de esa marca y que únicamente vende cervezas artesanales. Por poner una pega, quizá utilizar el término “hipster” para referirse a estas personas que prefieren lo nuevo está algo desfasado.

El diseño y la música consiguen que la ambientación te absorba en el juego durante horas y la elección de paleta de color consigue darle ese toque moderno que la historia necesita.

Unos puzzles que llevan su tiempo

Lo cierto es que Dude, Where Is My Beer? no es un juego para terminar en una hora en tu primera tirada. Algunos de sus puzzles pueden resultar bastante complejos y, por lo general, la opción que a priori parece más obvia termina derivando en algo que no podremos utilizar hasta pasado un tiempo. Por lo general, las opciones siempre son de observar el terreno y hablar con los personajes que componen la ciudad; obteniendo nuevas opciones de diálogo u obteniendo objetos que nos ayudarán en nuestra aventura.

Al ser un point and click, todo termina resumiéndose a eso: observar todo el escenario y buscar pistas por todas partes. Tenemos varias opciones: abrir, cerrar, dar, coger, mirar, hablar, empujar, atraer y usar; además de un sistema que influirá en nuestro protagonista: el medidor de alcohol. Tan solo podremos acceder a determinados lugares según cuánto alcohol llevemos en sangre, pero también puede ocurrir lo contrario y es que necesitemos estar completamente sobrios para realizar una acción o diálogo. Esto consigue que el juego haga pensar a quien lo maneja, evitando que todo sea tan sencillo como utilizar los objetos que acabas de obtener en el mismo lugar, sino que tendrás que explorar todo el mapa para avanzar.

https://dudewhereismybeer.com/presskit/screenshot3.png

Los diálogos, aunque algunos pecan de seguir estereotipos, son bastante creativos y divertidos. A su vez, el juego tiene muchas referencias a juegos clásicos como Monkey Island o a franquicias que siempre han estado ahí, como Star Wars. La historia no solo es en búsqueda de una Pilsner, sino también buscar el motivo por el cual no hay en todo Oslo y quién es el malvado que las ha hecho desaparecer. Al final, un objetivo sencillo termina convirtiéndose en una aventura entretenida y adictiva tanto como para nostálgicos como para nuevos jugadores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *