Roi Méndez ovacionado en su fin de gira en Madrid.

Es curioso, como se puede pasar del nada al todo con un artista. De pronto, toca a tu puerta y sus canciones se convierten en indispensables en tu vida. Estas palabras definen perfectamente mi historia con Roi Méndez, que en un escaso tiempo se ha convertido en uno de mis artistas más escuchados.

Anoche, el gallego, tras ampliar aforo en la Sala Shoko madrileña y colgar el cartel de no quedan entradas, puso fin a su primera etapa en la música, cerrando su gira “Mi lógico desorden”.

 

Veinte minutos antes del comienzo del concierto, el artista apareció encima del escenario, con la humildad que le caracteriza, pero no para dar comienzo a su show, si no para presentarnos a una nueva artista, Sara Ráez, que dio el pistoletazo de salida, presentando las canciones de su nuevo álbum, “Si el mundo mira”,  conquistando al público.

Luces apagadas y los asistentes no dudaron en corear el nombre de su ídolo, que apareció sobre el escenario y a golpe de acordes de guitarra eléctrica nos erizó la piel. La canción encargada de abrir la noche, fue “Invierno”, haciéndonos olvidar rápidamente, las frías temperaturas de las calles madrileñas, levantando a los espectadores.

Continuando con la línea de saltar y tararear a gritos hasta las partes instrumentales de los temas, apareció el primer invitado de la noche, Gonzalo Hermida. Los dos hicieron muestra de su gran carisma, con la gran conexión que existe entre ellos y jugando con los allí presentes.

“Esta canción se iba a llamar “Vuela”… pero da igual que se joda Luis” el gallego presentó su nueva canción, que muestra una gran proyección en ese nuevo proyecto. Comenzando con un sonido muy de balada, rompe en el estribillo, motivador como pocos.

El segundo invitado de la noche, no tardó mucho en aparecer, tratándose del líder del grupo Sinsinati, Álvaro de Luna. Ambos, nos regalaron una versión muy intimista del himno más reconocido del grupo “Indios y vaqueros”.

Todo artista tiene asegurado el cielo con un público fiel, Roi lo tiene. Hemos sido muchos los que hemos hecho kilómetros acompañándole en esta andadura, y anoche volvió a pasar. Cientos de personas de diferentes partes de España se reunieron en la sala.

A penas unos acordes y los fans ya empezaron a corear los primeros versos de “Plumas”, una canción muy arriesgada en su lanzamiento, pero que tiene el cariño de todos.

Tras cantar otra de las nuevas incorporaciones al set list, “Interestelar”, llegó un momento mágico. Los sueños se cumplen, vaya que si se cumplen, y ayer fue muestra de ello. Se creó un ambiente único, dejándonos sin aire, pues Andrés Suarez acompañó a Roi cantando “Te dejaré”, nuestros sentimientos se movieron al son de las teclas del piano.

El buen rollo, se hizo presento con “Aviones de papel”, perdimos el norte, dinos cuando, adonde y ahora y allí no veremos, Roi.

Por supuesto, hubo un momento para recordar su paso por la academia de OT, creando esa sensación de hermandad en el público cuando sonó “La llamada”.

Roi haciendo de nuevo uso de su grandiosa generosidad, nos presentó a un nuevo talento gallego, que nos dejó sin palabras. Ella es Yoli Sa, que cantó su tema “Tercera Guerra Mundial”, y no descarto en absoluto presentárosla en un artículo.

La fiesta llegó en las canciones finales del concierto, tras saltar hasta tocar el cielo de Madrid con “Por una vez más”.

 

Hay una versión que nunca debe faltar en uno de los shows de Roi. Esta es “Viva la vida” acompañado por Gómez, una celebración de poder vivir el momento, de tener el gran privilegio de compartir espacio con el artista.

Emocionada, el concierto estaba dando señales de dar fin, se me había escapado casi como un suspiro. ¿Pero acaso hay mejor forma de finalizar que con el corazón en la mano?, “¿Quién quedará?”, y sí tengo que decirte, que esta canción no tendrá nunca sentido. Te mereces lo mejor, Roi.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *