Roi nos hace tocar el cielo en Murcia.

29 de junio de 2019, estoy segura que será una fecha para recordar el resto de mis días. Un viaje organizado de la manera más loca y espontánea, una de mis mejores amigas y un par de entradas. ¿El culpable? Roi Méndez. ¿Destino? Murcia. Sin duda lucha por el primer puesto por mi mayor locura como fan: mi primer concierto fuera de mi ciudad, Madrid.

Si algo admiro de Roi es esa capacidad de hacerte sentir en casa, de conectar con sus seguidores con apenas unos acordes y crear un ambiente único e indescriptible, ese “desorden, lógico y perfecto”.

El viaje comenzó con “Invierno”, un calentamiento para una noche de locura al son de los acordes de su guitarra eléctrica. Desprende pasión, verle en directo es inspirador, recarga energías.

Casi una hora y media en la que la adrenalina de nuestros cuerpos fue la protagonista de la noche. Un viaje entre el pop, con tintes de rock, para no parar de saltar.

Las canciones de su primer disco fueron las actrices principales de la noche. Destacar “Contigo”, esa cancion dedicada para sus compañeros de academia que muchos nos hemos apropiado como himno de nuestro grupo de amigos. Roi nos pidió que la cantamos tan alto que se escuchase en el País Vasco, creo que lo conseguimos. “Por una vez más”, fue otro de los momentos épicos de la noche. Cuando te sientes dentro de un sueño, tus pies ya actúan solos saltando como si fuese el último concierto de nuestras vidas.

Sí, también hubo momentos para recordar las canciones que nos hicieron enamorarnos de Roi en su paso por la academia de OT, “Heaven”, “La llamada” o “Shape of you” no quisieron faltar a la cita. Especialmente  emocionante fue cuando le llegó el turno a “When I was your men”, el gallego nos pidió que le hiciesemos un hueco en la pista, y nosotros le abrimos nuestro corazón de par en par. Emocionados y sentados alrededor del cantante dimos paso al baile de sentimientos provocado por su voz rasgada.

Si algo caracteriza al artista es su capacidad para hacernos reír, y acompañado por su guitarra nos regaló una canción dedicada a la ciudad que previamente pudimos ver en sus redes sociales.

Tras dejarnos lo poco que quedaba de nosotros en “Viva la vida”, llegó el fin del concierto con ¿Quién quedará?. El culmen máximo de emoción y el corazón en un puño.

Si Roi es un gran artista también lo es como persona, pacientemente nos atendió a todos tras el concierto. Merece lo mejor. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *