• octubre 20, 2020 3:58 pm

(TBT) Me hice fan de Harry Potter en pleno 2020.

Sí, sí, te puede parecer increíble, pero, después de más de diez años después del final de Harry Potter, me he decidido a ver una de las sagas más exitosas de la historia del cine. Como no podría ser de otra manera, he acabado enamorada de cada uno de los personajes. Desde aquí, darle las gracias a mi guía por los mundos mágicos, el cual ha destapado a la fan más loca que llevo dentro.

A estas alturas del panorama, no os voy a descubrir nada que no sepan los más fans de las películas, pero, me apetecía charlar de mis puntos favoritos.

Nunca, había atravesado las puertas del mundo que ofrece el género fantástico, y no puedo estar más feliz de haberlo hecho con Harry Potter. La mente se traslada a pasear por Hogwarts, el Callejón Diagon o los majestuosos paisajes. La intensidad si consigues este viaje mental, está asegurada. Aunque, si quieres solventar tus dudas sobre cómo es realmente el plató de filmación, te recomiendo este video.

Inevitable es hacer un repaso por mi top de personajes. En primer lugar, y como no podría ser de otra manera, tenía que estar la increíble Hermione. Tiene una gran progresión, y, si en el ámbito estudiantil, has sido un poco empollón, seguramente te sientas identificado con ella. Una mujer del siglo XXI, con una dirección clara (y perdonadme la expresión) con dos ovarios. El feminismo se refleja en ella. Valiente, respetuosa, justa, inteligente… Lo tiene todo.

No hay personaje más adorable que el pequeño Dobby. Fiel, y una denuncia a la esclavitud. Su marcha, es como un jarro de agua fría, con cubitos de hielo y todo.

Quiero utilizar este artículo para pedir más reconocimiento a Ron Weasly. Él, es el frasco que espolvorea la saga de buen sentido del humor. Un pilar inquebrantable para el trío de ases protagonista.

Para aquellos amantes de los efectos especiales, a través de este filme, podrán estudiar la evolución de estos, película a película.

Podemos ser testigos de cientos de luchas durante las ocho películas, pero yo, tengo una clara favorita y es la de Voldemort contra Albus Dumbledore. Se trata de una fantasía audiovisual, donde los cuatro elementos se funden.

A pesar de la larga duración, las películas no se hacen pesadas ni mucho menos. Hay miles de llamadas de atención al espectador que lo hacen saltar del asiento.

La película, tiene un factor muy oscuro, siempre como protagonista. Pero, el amor es el otro sustento de la trama, siempre desde una pureza extraordinaria que engancha y hace adorar a todos los personajes.

No podía terminar este artículo, sin destacar la denuncia al bulling en colegios, centrándose en Neville, o incluso en Luna Lovegood. El primero, habiendo recuperado su autoestima, termina siendo el salvador del mundo mágico.

Gracias Harry Potter por hacerme disfrutar tanto.

Eternamente tuya.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *