• mayo 19, 2024 2:01 pm

4 documentales y 2 series basadas en hechos reales que probablemente no conoces

Me he dado cuenta de que en menos de 3 semanas sale la 2.ª temporada de Pehistoric Planet en AppleTV+, lo que me ha llevado a recordar el tan variado género de los documentales. Así que he pensado en escribir algo al respecto, pero claro, hablar sobre Wild Wild Country, una serie como Narcos o cualquier cosa de Errol Morris no iba a ser algo muy novedoso, así que empecé a tirar de memoria y aquí van 4 documentales y 2 series basadas en hechos reales no tan conocidas pero que realmente merecen la pena.

6. The Way Down

En Netflix y HBO hay documentales sobre sectas y asesinos en serie para parar un tren. Algo tiene que nos llama mucho la atención, y la verdad es que hay tela para cortar. Tiger King nos consiguió llevar el alipori al siguiente nivel, y The Way Down tiene mucho de eso. Una secta cristiana que promete el clásico de solucionar todos los problemas que pueda una persona tener, pero con un girito de tuerca que nadie se vio venir. La fundadora de la congregración The Remnant Fellowship es la iglesia fundada por Gwen Shamblin Lara, celebrity que debe su fama a su plan para bajar de peso; y por supuesto su idea de religión no podía andar alejada de su modo de vivir bajo en calorías. Así comienza una historia que combina ambas ideas y llegan a un extremo salvaje que acabó en juicios y discriminación, pero llenando a base de bien su cartera.

5. Muchos hijos, un mono y un castillo

Una mudanza sirve como colofón final de este documental que cuenta con 14 años de grabaciones por parte del actor español Gustavo Salmerón. La historia se centra en su madre, Julieta Salmerón, una señora perteneciente a una burguesía ya decadente que consiguió su sueño de juventud, tener muchos hijos un mono y un castillo. A la hora de tener que abandonar ese castillo por no poder mantenerlo, podemos ver la historia de Julieta narrada principalmente en su propia voz, contando su vida que a veces parece salir de una película más que ser la vida real por lo increíble de esta. Este documental es realmente cercano y consigue tocar la patata a cualquiera. A pesar de haber ganado el Goya a mejor documental en 2018 y estar en una plataforma tan conocida como Netflix, muchas veces me he encontrado en la situación de nombrar a alguien este documental y no haberse acercado a él sin darme una razón buena para ello. Así que, si no lo has visto, dale una oportunidad.

4. Cómo meterse en un jardín

Una de las dos series basadas en hechos reales de esta lista. Aunque sí que cuenta con algo de fama, creo que puedo decir que no estamos ante un fenómeno de masas como Chernóbil de HBO, eso está claro. Uno de los motivos de la fama de esta serie es porque tiene a un dúo protagónico que bien merecen un visionado: Olivia Colman y David Thewlis. Esta miniserie de 4 episodios nos cuenta la historia de un matrimonio que es pillado por la policía después de 15 años de cometer un crimen que dejó a Gran Bretaña con la boca abierta. El asesinato de los padres de Susan Edwards en complicidad con su marido y enterrarlos en el jardín trasero de la casa de los ancianos es más bien una excusa para poder desarrollar una historia con toques muy surrealistas y visualmente impresionantes, pero que, sobre todo, deja a los actores protagonistas hacer un magnífico trabajo que realmente merece la pena ver. Rara como ella sola, pero eso es lo que más merece la pena de la serie.

3. Nanking

El documental más duro de este artículo con diferencia. Muy crudo y no apto para personas sensibles, aunque sin caer en lo morboso y explícito, sino para mostrar la más difícil realidad, ya que narra los actos llevados a cabo por el ejército japonés en la ciudad china de Nankín en el año 1937. Contada a través de actores dando voz a testimonios históricos directos de personas que vivieron la llamada Masacre de Nankín nos aleja un poco de ver de primera mano todo lo vivido en dicho lugar. El documental varía entre actores leyendo cartas y diarios de supervivientes con imágenes de grabaciones más tipo documentales de personas que sobrevivieron de ambos bandos. Es una pieza muy dura especialmente por conocer hasta dónde puede llegar un grupo de hombres que creen tener el derecho de hacer lo que quieran con la vida y el cuerpo de otras personas: A pesar de esto, también da un cierto hálito de esperanza, por llamarlo de alguna manera, al conocer la otra cara de la moneda, ya que también tenemos el testimonio de las personas que tuvieron la oportunidad de hacer algo para ayudar a los habitantes de Nankín.

2. Stonehouse

Aunque quizás Nanking se merecía más este segundo puesto, me pareció importante dar un respiro después de un documental como ese. Y para conseguir ese aire fresco, qué mejor que hablar de escándalos y gente que llega a ser hasta ridícula. Stonehouse es una miniserie británica de 3 episodios que nos trae de regreso un caso bastante polémico de los años 70. El ministro británico John Stonehouse se vio envuelto en un lío enorme casi insalvable a través de una red de espionaje checoslovaca que lo pone contra las cuerdas hasta el punto de tener que fingir su muerte. La noticia saltó a los medios como un verdadero bombazo cuando se encuentra a Stonehouse vivo años más tarde en Miami. Lo realmente interesante de esta serie es cómo saben explotar lo ridículo de esta historia y lo hace, especialmente, a través de su protagonista, que no es más que un patán que va escapando torpemente de los problemas que se le van cruzando. Esta serie sí que pasó realmente bajo el radar, posiblemente porque la historia real está bastante olvidada en medio de la enorme maraña de escándalos políticos graves en Gran Bretaña; pero realmente es liberador ver algo así de simple que nos recuerda a veces que las tramas de conspiración no son tan glamurosas o hiper complejas, como nos venden continuamente en muchísimos otros productos audiovisuales.

1. How to Disappear

La joyita de este top, y no solo por lo buena que es, sino por lo poco conocida que injustamente acabó siendo. Además, es la única de este listado que se puede ver de manera completamente gratuita, ya que la productora subió este corto documental a Vimeo. Si eres fan de los documentales o cine bélico conocerás la famosa frase normalmente atribuida a Truffaut que vendría a decir en español algo como «No existe tal cosa como una película antibélica». En gran parte, esa idea para el director francés viene dada porque, según él, mostrar algo en pantalla, aunque sea de manera crítica, ya es ennoblecerlo, pero hay que reconocer que este giro de guion no lo podría haber adivinado Truffaut. No solo por la originalidad del tema (y es que este documental se centra en la deserción más que en los propios horrores de la guerra), sino en que el director no podría haberlo visto venir jamás. Y es que dudo que pensara que se haría un documental sobre el tema tomando como premisa la imposibilidad de desertar en un videojuego de guerra. Esta premisa que roza ideas de La sociedad del espectáculo de Debord nos llega en un documental de apenas 21 minutos que te deja con la boca abierta por el tratamiento de una cuestión tan poco tratada, abordándolo de una manera tan original.

Carlos Arbelo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *