• octubre 27, 2020 3:29 pm

Así es “Chromatica”, la esperada vuelta de Lady Gaga

PorNaza Milán

May 29, 2020

Cuatro años. Se dice rápido pero para los fans de la artista ha sido una eternidad. Cuatro años sin disco y sufriendo por la salud de nuestra reina. Pero, por fin, “Chromatica” se ha hecho realidad y no podemos disfrutar más. Además, Gaga no vuelve sola, “Chromatica” cuenta con tres colaboraciones de grandes artistas con diferentes estilos que encajan a la perfección y que se unen para hacer a todo el que escuche este disco sienta la felicidad apoderándose de si. Estamos, sin duda, ante uno de los álbumes más personales de Lady Gaga, con diferentes sentimientos y colores pero con un gran mensaje.

Un disco más que bailable que se ‘divide’ en tres Chromatica I, Chromatica II y Chromatica III y en todos hablan de la vida, de los colores, de ver más allá.

Lady Gaga y Ariana Grande – Rain On Me

Chromatica I

“Alice”, la primera pista tras la introducción, es el tema perfecto para una pista de baile. Utiliza grandes recursos del género pop que invita a quien la escuche a mover el cuerpo en esa discoteca espacial a la que nos ha invitado Gaga. Siguiendo con “Stupid Love”, poco más se puede decir que es una absoluta vuelta a sus inicios. Este tema fue el primero que el mundo conoció junto al anuncio de “Chromatica” y es un canto al amor primerizo que busca ser el verdadero. “Rain on Me” era sin duda uno de los más esperados tras su anuncio. La colaboración con Ariana Grande aún tiene a medio mundo cantando “RAIN.ON.ME” y es un tema de los que sabemos que a Gaga le gusta crear. Como una buena película, te promete un objetivo al principio que comienza a variar y acaba culminando en una obra maestra que no esperabas. Sin olvidar en ningún momento la sensación de encontrarte en una discoteca muy colorida. Por último en esta primera parte tenemos “Free Woman” y “Fun Tonight” que nos llevan poco a poco al final de una larga noche de una forma más tranquila, calmada, pero sin perder esa chispa que nos acompaña desde el inicio.

Chromatica II

Tras la cortinilla que nos separa de la primera parte, aparece “911”, uno de los mejores temas de este disco. Es una canción que funciona como autocrítica pero para nada es un tema triste. Gaga ya compartió su deseo por mantenerse sobria, por volver a tener control sobre si misma y esta canción es una pelea consigo misma my biggest enemy is me.

“Plastic Doll” puede que tenga un estilo que a muchos les suene y es que está producida por Skrillex. La canción porta un fuerte mensaje de “yo no soy de nadie más”, I’m not your plastic doll . “Sour Candy” devuelve la disco al álbum con el grupo K-Pop BLACKPINK en uno de los temas más movidos del álbum y también, a mi parecer, de los mejores. Una canción algo “picante” que deja claro el poder de la mujer. “Enigma” y “Replay” cierran esta segunda parte de forma ascendente. Mientras que “Enigma” se mantiene algo estática y más calmada que su antecesora, “Replay” devuelve la caña y nos advierte de lo que viene. Es un tema fuerte, que habla directamente de la salud mental, de como herida o trauma puede repetirse y hacer daño aún siendo una cicatriz.

Chromatica III

Con una perfecta transición de “Chromatica III” llega “Sine From Above”, la colaboración con Elton John. “Sine From Above” es uno de los temas con más emoción y sentimiento del disco, un canto a la juventud, a sus traumas y sin olvidar como la esperanza llega en cualquier momento y sacarte del pozo. Un drama con energía, con un tono cibernético que te sumerge en otro mundo y te llena de esperanza. Ambas voces unidas son quienes te lo cuentan, ambas voces que han pasado por mucho y ahora se mezclan para gritar al pasado y futuro. Dos entidades que podrían ser dioses pero que demuestran que son humanos. En ser humana es precisamente en lo que se centra “1000 Doves”. Habla del sufrimiento que te convierte en ser persona y en su ansia de libertad.

Finalmente “Babylon” es el tema escogido para cerrar este maravillo álbum lleno de color y sentimiento. Efectivamente el título hace referencia a la ciudad de Babilonia. Esta canción nos habla de como los medios intentan hablar mal de ella (y del mundo de la fama), cotillear, y como si el mundo fuese Babilonia, cada uno hablaría algo diferente y realmente nada importa, nadie puede entenderlo. Cada persona es única e individual y no debemos meternos en vida ajena, vivir la nuestra e ignorar al que busca crear ese mal.

Así acaba este viaje de Gaga que, aunque costó arrancar, ha terminado en el mejor puerto posible. Y lo mejor es que no lo ha hecho sola. El pop ha salvado su vida y su música, la de muchas personas. Tan solo podemos disfrutar de este álbum tan colorido y lleno de sentimientos y positividad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *