• octubre 22, 2021 3:24 pm

Delirium Nostri

Cultura con un toque muy personal

Ya estamos libres de intriga, porque la segunda edición de Mask Singer ya ha llegado a su fin y ya hemos puesto cara a todas sus máscaras. Tengo que decir que esta edición por supuesto que me ha gustado más que la anterior, porque en esta hemos podido ver más variedad de caras, de gente que jamás podríamos pensar en que podían estar ahí por su trabajo o por pertenecer a otra cadena.
La noche se abrió con el desenmascaramiento de Monstruita, esta máscara para mí era por las pistas y la voz la actriz Macarena Gómez pero resultó ser al final la presentadora vasca Anne Igartiburu y fue la sorpresa porque como sabemos pertenece a la cadena de Televisión Española.

Ya era hora de tener en plató a Dama Centella. Era la máscara que podíamos ir conociendo a través de la plataforma Atresplayer, yo dije que se trataba de Tamara Gorro porque era imposible no reconocerla en los movimientos exagerados y su voz aunque estuviese modificada. Tengo que decir que la actuación me pareció de diez, la voz y sobre todo el baile fueron espectaculares.

En tercera posición quedó Huevo, la máscara que más despistada me tenía a mi. En cada actuación cambiaba de opinión pero dije Belén Cuesta o alguna mujer del ámbito familia Flores como por ejemplo, Elena Furiase o Alba Flores. Pero resultó ser la influencer María Pombo. Dije su nombre alguna vez por las pistas y porque ahora está muy metida en el mundo de Antena 3.

La sorpresa de la noche fue al ver quién estaba debajo de Plátano, porque yo creo que todos escuchamos y leímos que se había hecho un spoiler de quién era esta máscara. Por eso toda confiada pensaba que era la hormiga de El Hormiguero, Juan Ibáñez. Al ver que Willy Bárcenas estaba ahí fue una auténtica sorpresa.

Y el ganador de la noche fue Erizo, que para mí ha sonado y sigue sonando la voz de Alejandro Sanz. Pero al final fue el bailador Joaquín Cortés.

Destacar el gran trabajo que hay en la confección de máscaras, vivas de color y hechas a la perfección. Y por poner alguna pega diría el tiempo excesivo de anuncios y el papel de jurado de José Mota, porque en resumen cansa mucho. Deseando que haya una tercera temporada para seguir sorprendiéndonos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *