• octubre 23, 2021 2:48 pm

Delirium Nostri

Cultura con un toque muy personal

Batallas de alto nivel en los equipos de La Voz de Alejandro Sanz, Antonio Orozco y Miriam Rodríguez.

Tras una canción coral algo desacompasada en los estribillos de todos los talents supervivientes hasta estas alturas de La Voz, dio comienzo una nueva etapa en el programa de Antena 3, la gran batalla final.

Equipo Alejandro Sanz.

El cantante, bajo mi punto de vista, es uno de los grandes favoritos para alcanzar el éxito en esta edición del programa, con dos pesos pesados muy potentes.

La primera batalla fue entre Virginia Elosegui y Adam. La diferencia, desató una chispa de complicidad muy especial para estar en plena competición. La tarea de su coach no era nada fácil, pues yo no hubiese sabido con cual de los dos quedarme. Finalmente, la perfección de Adam continuará en la siguiente etapa.

La siguiente batalla, fue la oposición por completo de la anterior, notándose una tensión muy fuerte entre Haizea y Marta Santos, reposando sobre sus hombros la gran responsabilidad de homenajear a Alejandro Sanz con “Quisiera ser”. Las armonías dejaron mucho que desear. Haizea se llevó a su terreno la canción, descolocando a Marta. Finalmente, la primera fue la ganadora.

Equipo Antonio Orozco.

Cómo no, no podía dejar la oportunidad de dejar de hablar de la maravillosa actuación de Mala Rodríguez acompañada por Pablo López al piano. Al desnudo, pero con mucha magia. Por supuesto, quiero resaltar la gran capacidad del malagueño, al que no hay reto que se le resista, y no duda en ir a abrazar tal instrumento. ¡Bendita mente privilegiada la suya!

En cuanto a batallas, la noche se abrió para ellos con una de las grandes actuaciones de la noche, Curricé junto a Sergio Chaves. Ambos hicieron un duelo limpio, dejándose la piel con una brillante interpretación. El pelirrojo, fue el elegido por Orozco.

Gonzalo Alhambra y Johanna Polvillo fueron protagonistas de otro maravilloso momentazo. La altura de ella, sin techo fue sin duda el motivo más que merecido por quedarse. La noche para Alhambra terminó con un tema de su puño y letra que animó a sacar las lágrimas a pasear de muchos de los presentes.

Miriam Rodríguez, sabia e inteligente, acogió a Sergio Chaves en su equipo, algo que seguro dará muchas cosas buenas de las que hablar. Aunque, tengo que decir, que me hubiese gustado ver a la gallega más tiempo en plató.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *