• octubre 31, 2020 5:14 am

Delirium Nostri

Cultura con un toque muy personal

Blas Cantó, una estrella caída del cielo.

Septiembre de 2012, una niña de apenas 12 años estaba en primera fila del concierto que ofreció Auryn en Valdemoro, nervios y en sus ojillos se podía ver la felicidad de tener a uno de sus grupos favoritos en su pueblo. Esa niña soy yo.

Ayer, con 18 años, escuchando otro tipo de música diferente, mi cara de ilusión era la misma. Podríamos decir que hoy los pósters de Auryn de mi habitación han sido cambiados por los de sus integrantes por separado como Blas Cantó o Dani Fernández. Hemos crecido y madurado juntos.

Las primeras filas abarrotadas por una generación entera, que al igual que yo se vió marcada por el grupo en su adolescencia. La plaza del ayuntamiento llena, como en las grandes ocasiones, de fans y de curiosos.

Era mi primera vez en un concierto del murciano, por lo que me fue inevitable sorprenderme por cada uno de los detalles que llevaban consigo la puesta en escena. Un ambiente marcado por la elegancia absoluta, tanto músicos, como en cada uno de los instrumentos que había encima del escenario, pues nunca había visto un contrabajo en un concierto de música similar a este.

Las luces se apagaron y un rugido multitudinario dió la bienvenida a un Blas Cantó radiante, que apareció como una estrella caída del cielo. Con movimientos característicos de todo un divo del panorama musical, se metió al público en el bolsillo con apenas cantar dos canciones. “In your bed” y “Drunk and irresponsable”, fueron las responsables de subir las pulsaciones por minuto de nuestros corazones, mientras que saltábamos como locos. Las ganas de disfrutar y el espectáculo estaban servidos.

Creo que ya os he contado en más de una ocasión, que mi poca idea sobre el inglés a veces me produce que no me emocione con música cantada en este idioma, pero ayer esto fue completamente diferente. Unas maravillosas versiones de Queen me tocaron ayer la fibra sensible. No me gusta comparar, pero ayer el espíritu de Freddie Mercury apareció sobre el escenario. Blas Cantó nos demostró con solo unos minutos de concierto, que a pesar de su juventud tiene mucha guerra que dar, y seguramente se convierta en una leyenda de nuestra música.

Sí, ayer también conquistó a las madres presentes en la previa a su día, dedicándolas “Algo más”, canción escrita para su madre. Destacó el papel y el valor de las madres solteras, por lo que yo solo puedo aplaudir. Blas Cantó, además de ser un referente musical es todo un ejemplo para las nuevas generaciones. Una vuelta de tuerca a la canción, haciéndola más rápida y adornada por las maravillosas voces de sus coristas nos llegó al corazón de todos los presentes.

Sí, también hubo hueco para los más nostálgicos como yo que aún se siguen poniendo los discos de Auryn para el camino de clase con “Memphis” o “Make my day”, volviendo a hacer que toda la plaza del ayuntamiento saltase al son de los acordes de la guitarra eléctrica.

Así, sentado y cantando toda la verdad que lleva dentro mientras miraba a los fans de las primeras filas, el cantante dejó fluir todos sus sentimientos con “Complicado”. Todo un himno para los que alguna vez nos hemos sentido diferentes en algún momento de nuestras vidas. El artista invitó a dejar de lado todas las etiquetas, pues al final ser diferente es algo guay.

Valdemoro no dejó que Blas se fuese sin cantar su éxito “Él no soy yo”, pidiéndoselo a gritos. A capella, todos la coreamos, emoción a flor de piel y una escena digna de ser grabada en la memoria de los allí asistentes. Sin duda todo un regalo que cante letras en español.

Blas es un artista muy completo y todo un profesional, a ello se debe en parte al gran valor que le otorga en el espectáculo a sus compañeros encima del escenario, en especial a sus coristas, los cuales sin lugar a dudas hacen el espectáculo mucho más espectacular. Uno de los grandes regalos fue cuando cantaron “Over the rainbow” completamente a capella.

Es, sin lugar a dudas una de las voces más valiosas del panorama del pop español, caracterizada por esas notas imposibles. Una joya, que hay que cuidarla durante muchos años, para que se convierta en leyenda. Estoy segura que así será.

Gracias Blas por tu magia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *