• noviembre 28, 2020 12:23 pm

Delirium Nostri

Cultura con un toque muy personal

Brave, ¿Feminista?

Estos días de desconexión (o no tanta) nos están permitiendo disfrutar de aquellas películas que teníamos en la lista de pendientes. Mi gran aliado está siendo Disney Plus, y mi primera película visualizada en esta plataforma ha sido Brave.

Nunca he sido muy fiel a las princesas de Disney, pues están muy ancladas en un pasado un tanto machista. Para muchos, Elsa y Ana serían las abanderadas de una nueva generación, pero no nos podemos olvidar de la indomable Mérida que vio la gran pantalla un año antes que Frozen. Estas si se han ganado mi corazón, ¡Bienvenidas al siglo XXI chicas!

La imagen del género masculino podría ser una de las causas por las que tanto como Mérida y su madre brillan tanto. Sin caer en el hembrismo ni mucho menos, satirizan de la actitud de los hombres de esta época. Pelear y matar, absurda forma de vida.

Hablando de las princesas anteriores a la escocesa y sin contar a Mulán, es la única que elige por si misma su futuro y rompe con el estereotipo de casarse dejando de lado las pretensiones de su madre. Además, dando una lección al grupo de pretendientes con el uso del arco y la flecha, algo a los que las contemporáneas a ella estaban privadas.

Aunque nos pueda parecer que la reina Elinor es la encarnación de una mujer enclaustrada en una ideología que la libertad priva de la libertad para cumplir unos estereotipos, hay que mirarla con unos ojos un tanto críticos. Ella es el corazón del reino y de forma oculta lleva las riendas de la corona.

Por su parte, Mérida es un personaje encantador y rápidamente se ha convertido en uno de mis favoritos de todo Disney. Es valiente, desafía al patriarcado y lo derrota, sus gestos son los de cualquier chica de su edad y no basados en una imagen idílica no sexualizada, maneja y monta a caballo como nadie… Su pelo al viento la dota de un rasgo muy interesante y creo que es el resumen perfecto a estas características. No hace falta avanzar mucho en la película para descubrirlo.

Todo lo contrario, y contrastando con todo lo dicho es Maudie, la sirvienta. Un personaje que solo sabe gritar y llama la atención por su imagen sexualizada. ¡Error Disney, sobraba!

En otros artículos he hablado de la importancia de este tipo de personajes para los más pequeños. Pues al final con los años, estos se convierten en los referentes de su infancia. Si no se les educa en un amor platónico y que termina enclaustrando a la mujer no se convertirán en ello.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *