• septiembre 22, 2020 1:56 pm

Cheryl Blossom, la Robin Hood de Riverdale.

Sí, ya se lo que estáis pensando, que no se que hago con mi vida, que a estas alturas debería de haberme visto ya Riverdale por activa y por pasiva e ir al día con la cuarta temporada. Yo soy así, dejo que las series sean ellas mismas las que llamen a mi puerta y por supuesto, me apetecía compartir con todos vosotros la locura que ha despertado en mi.

Hace escasos días he fulminado la segunda temporada, y si hay un personaje que me ha dejado K.O, es sin duda Cheryl Blossom, con un espectacular progreso y siendo sin duda la que más me ha despertado sentimientos, del odio al amor hay solo un paso, ya lo dice el propio refrán.

Si habéis visto la serie, supongo que estaréis de acuerdo conmigo, pues creo que la gran mayoría de las personas hemos tenido una Cheryl en nuestra clase del instituto, perfeccionista y si puede pisar a alguien mejor. Con estos elementos es muy fácil cogerla algo de tirria asemejándole ese nombre y apellidos que tantos quebraderos de cabeza nos dio en nuestra etapa escolar.

Siempre acompañada por ese rojo de los Blossom, símbolo perceptible desde un primer momento. Aunque parezca un personaje secundario, nos ha dado varios de los mejores momentos. Fuerte y segura, con decisiones de peso que cambian la historia, pues está en sus manos. Desborde de pasión, no me cabe duda.

Como relataré posteriormente, a mitad de serie, se produce una bajada a tierra del propio personaje, favoreciendo que nos identifiquemos con ella. La pasada temporada, anda sin rumbo alguno, incomprendida en todo momento. Cuando somos testigos de su sufrimiento provocado por el maltrato familiar, a todos se nos encogió el alma cuando la vimos en el orfanato de las Hermanas de la Caridad. Encima, si añadimos que se ha convertido en la representante LGTBI junto a Kevin, pues poco me falta para plantar un póster suyo en mi habitación.

El titular, ni la foto son frutos del azar, ni mucho menos. A parte de dejarnos sin palabras con unas dotes espectaculares con el arco y la flecha, se ha comportado como el mismísimo personaje Robin Hood: de codearse con las clases altas de Riverdale, ha abandonado su ego, para salvar a los serpientes y ser una más del equipo de detectives de los protagonistas. Me muero de ganas por seguir viendo su progreso

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *