• noviembre 28, 2020 2:13 am

Delirium Nostri

Cultura con un toque muy personal

Crítica: “33 el musical” – La obra llega a nuestros salones.

No es la primera vez que resalto en estas últimas semanas la gran solidaridad del mundo del espectáculo que están poniendo todo de su mano para que pasemos esta cuarentena con nuestra mejor sonrisa. La pasada Semana Santa, 33 el musical publicó su obra de forma gratuita en Youtube, que más se puede pedir para pasar dicha fecha de una forma de lo más original. Aún estás a tiempo de verlo gratuitamente rellenando el formulario que aparece en su web.

Quieras que no, todos nos sabemos la vida de Jesucristo de pe a pa, por lo que las comparaciones siempre están encima de la mesa. Pero esto no es el reconocido musical que estrenó Camilo Sesto allá por los años 70, sino un espectáculo único y con mucha personalidad.

Por supuesto que ver el musical en tu casa no es lo mismo que en vivo y en directo, pero sin duda de lo que más he disfrutado a través de la pantalla del ordenador es de la amplitud del escenario. Aprovechan hasta el último rincón, te mete de lleno en el mismísimo Jerusalén, creando continuamente nuevos horizontes.

Si doy una de cal, doy otra de arena, y en mi humilde opinión, el punto más negativo es la carencia de diálogo. La trama transcurre con canciones como hilo conductor, y en ocasiones se me hizo un poco cargante.

Los temas, son geniales, pues muestran la gran capacidad vocal de los artistas y se terminan repitiendo en tu mente hasta la saciedad. Aunque, ampliaría el repertorio antes que repetir varios de ellos durante el show.

No es por meterme en líos, pero es sobresaliente la crítica que se hace a la Iglesia, dando más importancia a las mujeres representadas en María Magdalena y María, creyendo en una institución con un dios vivo que invita a creer en tus sueños.

Punto a favor, son los pequeños guiños que se introducen como atrezo o como parte del vestuario de los actores que te acercan la historia a nuestra época, pues en ningún otro sitio podrás ver a un Jesús en zapatillas de deporte.

Si ya estás planeando como celebrar el fin del confinamiento y la vuelta a la rutina consumiendo en cultura, te recomiendo esta obra al 100%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *