• junio 20, 2021 5:43 am

Delirium Nostri

Cultura con un toque muy personal

(Crítica) El arte de volver: un cúmulo de sensaciones para la libre interpretación.

El arte de volver es el título de la última película protagonizada por Macarena García. La mejor forma de definirla, considero que es estableciendo un símil con un mecanismo que da cuerda al cerebro del espectador.

Noemí (Macarena García) es una actriz en paro que regresa a España tras haber pasado una temporada de su carrera en Nueva York. A su llegada, se da cuenta que su ausencia ha ocasionado un vacío en sus seres queridos, que ha sido cubierto de diferentes maneras. Todas ellas, conducen hacia un paradero, el del dolor de su protagonista. Sin duda, son momentos de una gran dureza emocional.

La transmisión de sentimientos es resuelta con un sobresaliente gracias a la calidad de la artista elegida como protagonista. Pues, Macarena consigue ser transparente y empatiza a la perfección con una etapa vital de este calibre.

Considero, que las escenas en muchos momentos se hacen largas, por lo que el receptor puede llegar a dispersarse. Aparentemente, parece que todo va a ir a desembocar a un final cerrado que va a conectar todas las escenas, pero es todo lo contrario. Cada uno le da un sentido diferente a el punto y final. Todo ello deja unas sensaciones extrañas, difíciles de identificar, que se resuelven con una larga conversación con tu compañero de butaca.

Hay diversos puntos de humor que ejercen de punto de fuga de la tensión perfectamente colocados, cosa que me ha agradado bastante.
¿Mi teoría sobre el final? Voy a darla, pero si no quieres spoilers, lo mejor será que te saltes este párrafo. Tras haber roto con sus raíces, la actriz encuentra un punto de conexión con su abuelo recién fallecido para volver a comenzar y volver a perseguir un sueño ansiado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *