• octubre 22, 2021 2:05 pm

Delirium Nostri

Cultura con un toque muy personal

(Crítica) En los Zapatos de Valeria: Un libro para sonreír

Hay libros que te llevan a lugares fantasiosos, unos a ciudades lejanas con historias de ensueño y otros a épocas distanciadas de nuestro punto en el que plantamos los pies del eje cronológico que constituye la vida. Francamente, considero que los mejores son aquellos que se meten por la ventana de la que podría ser cualquier casa de tu ciudad para representar una realidad cotidiana.

Así es “En los Zapatos de Valeria”, el primer tomo de la saga literaria de Valeria escrita por la popular Elisabeth Benavent. Desde el año 2013 está disponible en todas las librerías de España y, como ya hemos comentado en varios artículos, tiene una adaptación en forma de serie en Netflix.

El factor más llamativo es la narración en primera persona. La autora permite ver con los ojos de la protagonista, y también escuchar su voz interna. Gracias a ello, visibiliza un sinfín de sentimientos que pocas veces salen a flote, como son las inseguridades sentimentales o físicas e incluso, los problemas laborales.

A pesar de que hayan pasado ocho años de su publicación, refleja a una mujer actual, sin estereotipar. Pero, abre el círculo más allá de su protagonista gracias a la inclusión de las amigas de Valeria: Carmen, Lola y Nerea. Cada una es un mundo diferente a las demás, que llena de color y a veces de locura cada renglón del libro. De esta gran variedad, nacen los lazos con el lector, pues es muy difícil no sentirse identificado con alguna de sus actitudes o personalidades.

El concepto de amistad como núcleo familiar es francamente maravilloso. Comprobar como los personajes recurren a estos momentos para tomar impulso enternece el corazón y provoca que te sientas una más del grupo.

Por primera vez en mi vida de lectora, no caigo en la comparación del libro con la serie. Pues, coinciden en un alto porcentaje de acciones y rasgos, pero, aún así son como dos hermanos gemelos que viven su camino unidos pero independientes.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *