• diciembre 7, 2021 12:58 am

Delirium Nostri

Cultura con un toque muy personal

(Crítica) «Libertad» : un fiel retrato de la realidad

Dos vidas por definición pueden ser muy diferentes, pero al llevarlas a la práctica pueden estar llenas de puntos de conexión entre sí. «Libertad» la primera película dirigida por Claudia Roquet es el más puro ejemplo de este hecho.

En el elenco contrasta la juventud de sus protagonistas (María Morera y Nicolle García) con la experiencia de actores consagrados como es el caso de Nora Navas.

La película plasma la vida de dos familias dispares: una adinerada y otra heredera de la emigración. Una casa de verano es el punto de conexión entre ambas, visibilizando el conflicto de las madres con sus adolescentes hijas.

El elemento esencial es el uso intensivo de los silencios. A pesar de ser un elemento falto de sonido no es mudo, pues el espectador es capaz de interpretar con facilidad los pensamientos que recorren las mentes de los personajes. Aunque, en su contra tengo que decir que resta mucho al dinamismo del film.

Como he comentado con anterioridad, la casa es el punto de conexión para ambas familias. En ella, los más adinerados esconden todas las cosas que les da pudor mostrar al mundo y que podrían manchar su reputación. Ejemplo de ello es la matriarca de la familia, que padece un acrecentado alzhéimer.
Mientras que, Rosana, la sirvienta de la familia, se reencuentra en ella con su hija después de 10 años sin verse. Pues tuvo que dejarla de pequeña en Colombia, su país natal, para poder subsistir. A pesar de ello, los reproches no paran de llover en esta relación materno-filial.
Este lugar vacacional se convierte en una cárcel hecha de barrotes de oro, donde las miembros más jóvenes de ambas familias viven angustiadas.

La película tiene un tinte poético que engrandece los puntos de conexión, como por ejemplo la coincidencia de los vestidos entre las dos madres protagonistas y la unión de coletas que enreda el pelo entre las jóvenes. A pesar de la consciencia de clase que les separa, la película transmite la idea de que no podrían vivir la una sin la otra.

Precisamente Rosana, es la única persona que está al cuidado de la enferma matriarca, mientras que sus hijos prefieren seguir al refrán que dictamina que, ojos que no ven corazón que no siente. La mirada limpia de la anciana permite relacionarse con las colombianas sin prejuicios y este es el desencadenante del final: la puerta de la casa se abre y la libertad llega a ambas familias.

Sin duda es una buena reflexión sobre la importancia de dar voz a los jóvenes y mayores. Además retrata la realidad con firmeza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *