• octubre 22, 2021 2:57 pm

Delirium Nostri

Cultura con un toque muy personal

(Crítica) Space Jam, A new Legacy: Una joya visual con alguna imperfección

El regreso de Space Jam a la gran pantalla llevaba años causando todo tipo de expectativas entre los fans de las películas de Warner Bros. En rasgos generales se puede resumir como una película visualmente espectacular fuera del alcance de las demás compañías de animación, pero bastante repetitiva en el argumento.

La película se define como un fiel reflejo del sueño americano. LeBron James hace de padre sobreprotector obligando a su hijo a seguir sus pasos. El pequeño se ve sobrepasado por estas exigencias, pues es un apasionado del mundo de los videojuegos e incluso está en pleno desarrollo de uno dedicado al mundo del baloncesto. Como ya podréis imaginar, esto desencadena una batalla que desemboca en el clásico “se tú mismo para alcanzar el éxito”. Nunca está de más reforzar la autoestima del espectador, pero no sirve para contentar al espectador más exigente.

El comienzo es perfecto, un resumen de la meteórica carrera de LeBron James como jugador de la NBA sirve para ubicar al espectador menos puesto en este deporte. Además, la nostalgia noventera invade los primeros minutos, evocando cómo era el mundo cuando la primera película de Space Jam vio la luz.  

El deportista se ve atrapado con su hijo en el semiverso de la compañía Warner Bross, hecho que conlleva pasar por otros mundos muy queridos como DC cómics, Harry Potter o Juego de Tronos. A pesar de la gran disparidad, están encajados a la perfección como el Planeta Tierra en la Vía Láctea. Hasta el más mínimo detalle está cuidado con mimo agradando a los frikis de las sagas y dejando instantáneas para la historia del cine.

La mezcla de tipos de animación es realmente una obra maestra. La realidad se funde con una película actualizada para los tiempos que corren, mostrando una gran variedad de gráficos que aluden al mundo de la tecnología. Además, conservan la esencia del mundo de los Looney Tunes gracias a la animación tradicional, que con soltura pasa a ser un realista 3D en los minutos finales.

El mejor personaje es Lola Bunny, empoderada y rompedora. Pero, a pesar de la polémica, hay que resaltar el gran trabajo vocal de Lola Índigo para poner voz a la conejilla.

Ideal para reír en compañía y pasar una tarde agradable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *