El Consorcio deleita a un público entregado en el Teatro Calderón de Madrid.

¿Qué es el éxito? Considero que es un tema sobre el que podíamos reflexionar largo y tendido durante artículos y artículos y nunca llegar a una resolución clara. Pero, si que hay un factor que no podría faltar, vivir durante toda tu vida de tu gran pasión. El Consorcio es el claro ejemplo de éxito, pues tras varias noches colgando el cartel de no quedan entradas en el madrileño teatro Calderón, ayer, 28 de enero lo volvieron a hacer.

Como grandes estrellas que son, el público les recibió con un caluroso aplauso, que dio paso a uno de sus temas más sonados, “El Vendedor”.

Son voces capaces de parar el tiempo, por las que parece que los años no han hecho mella y son capaces de seguir emocionando a sus fans de siempre, que ya van a los teatros acompañados por las nuevas generaciones, entre las que me incluyo. Acapella, y con ese sonido nostálgico, comenzaron a cantar “Canta, charango”.

Siempre es difícil incluir nuevas integrantes en forma de canciones a la familia, pero si estás respaldado por esos grandes autores que llevan marcando toda tu carrera, siempre es algo más fácil. Un público entregado, aceptó con gran alegría las últimas creaciones, obra de José Luis Perales y Juan Carlos Calderón.

Recordando su infancia, y estableciendo un paralelismo con la realidad más reciente, pues la inmigración sigue siendo una de las protagonistas de nuestro día a día, nos relataron la triste historia de “Maitechu mía” que emocionó como si fuese la primera vez.

Si antes hablábamos de los grandes éxitos del grupo, en forma de regalo, también hubo tiempo de repasar la trayectoria en solitario de sus integrantes. Por un lado, Amaia nos cantó “Palabras de amor” y Estíbaliz su paso eurovisivo.

Como aquel que lleva siendo acompañado toda una vida por los mismos acordes, muchos no tardaron en expresar su alegría cuando las primas notas de “Tómame o déjame”, inundaron la sala. Emocionante cuanto menos.

Podría pasar horas y horas escuchando las historias que envuelven este repertorio, pero sin duda una de las cosas que más agradecí ayer, es poder conocer un poquito más a esa “loca” a la que le compuso una canción José Luis Perales. Por supuesto “Y le llamaban loca” no falló anoche.

Hay temas con los que está escrito la historia de este país, los cuales te sientas a escuchar en vivo y en directo y solo le puedes dar gracias a la vida de que semejante mito se presencie ante ti. No puedo hablar de otra, si no de “Eres tú”.

Pese a que muchos hubiesen seguido allí toda la noche, todo lo bueno acaba, y no podría ser de otra forma que con el público en pie. “Amor de hombre” cerró la noche por todo lo alto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *