Imprescindibles de Netflix: Stranger Things (Temporada 1)

La serie tendrá su par de añitos ya, si, pero se merece este imprescindible por varios motivos. Más concretamente, el Imprescindible de Netflix se lo lleva la temporada 1, y ahí va el porqué.

Si comenzamos por la banda sonora, personalmente he de decir que es la única introducción que no soy capaz de pasar junto con la de Juego de Tronos. Tiene algo que te hace sentir escalofríos y a la vez te calma. Tonos y canciones de los ochenta controlan el ambiente, sin olvidarse de la parte “paranormal” digna de un juego o película de la época. La música consigue aportar la gran parte de la ambientación por si sola.

Sinopsis

Todo se da en la década de los 80, cuando en el ficticio pueblo de Hawkins (Indiana), un joven llamado Will Byers desaparece misteriosamente. Esta desaparición trae consigo extraños sucesos y personas, como una niña llamada Once que ha escapado de un laboratorio que hay en los alrededores, causante de todo.

 

Lo mejor:

La historia: Original, innovadora y con enganche. Stranger Things posee varias referencias a películas, libros e historias de culto de los 80, pero además consigue que te enganche desde principio a fin y te haga preguntarte constantemente “¿qué pasará? ¿pero y esto a dónde va a llevar?” que es lo que realmente convierte a una serie en algo bueno.

Winona Ryder: En el papel de Joyce Byers, la madre de Will, el niño desaparecido.  Es, sin duda, un personaje estrella. Su interpretación es de 10 desde el primer capítulo. Te transmite todos sus sentimientos: angustia, desesperación, esperanza…

Millie Bobby Brown: La joven que interpreta a Once se merece, pese a las pocas palabras que tiene en la serie, ser otro de los motivos que llevan a verla. Con tan solo trece años (actualmente quince) logra hacer una interpretación espectacular. Una niña asustada, con “poderes” y que ha sido engañada y maltratada, ahora busca ser libre y proteger a sus amigos.

La ambientación: Vale que los 80 no fueron hacen tanto, pero está claro que ha habido un salto tecnológico y social enorme desde entonces y en Stranger Things logran a la perfección transportarte a esa década.

Lo peor

Por favor, que son niños: Esto se da sobretodo en la temporada 2, pero en la primera es cuando empieza a surgir. En casi todas las series hay romance y cómo no iba a haber romance en una serie ambientada en los 80… Al principio esto se ve en los adolescentes y bueno, te parece normal. El problema viene cuando meten este romance con niños de trece años que, en la segunda temporada llega a ser tóxico en un punto. Es, más que nada, un tema ético-moral. Claro que alguien tan pequeño puede sentir atracción amorosa, pero hacerlo en una serie con jóvenes actores también puede tener sus consecuencias, sobretodo para estos últimos.

Nota: 9/10

Primera temporada adictiva que te engancha desde el minuto 1 y te hace querer a todos sus personajes. Un final abierto y emotivo que invita a una segunda temporada y una banda sonora que te hará la espera a la tercera más amena.

Imprescindibles de Netflix: The Good Place

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *