• septiembre 22, 2020 1:24 pm

Nil Moliner abraza a Madrid por primera vez.

Puede ser que la propia parte del año nos estuviera anticipando la publicación del disco de Nil Moliner el pasado 21 de febrero bajo el título “Bailando en la batalla”. Carnaval y Nil, ambos sinónimos de color y fiesta. Tarde de domingo y sol, en la que por supuesto no nos hemos querido perder la primera firma de discos de Nil en el Corte Inglés de Callao.

No hay mejor regalo para un fan que escuchar en casi primicia las canciones de un disco recién salido del horno y tras una presentación digna de la grandeza del artista, Nil se presentó con la humildad que le representa, guitarra en mano y con una sonrisa que contagia ilusión, dispuesto a hacer las delicias de los fans presentes.

Ganándose la simpatía de todos gastando bromas e interactuando con el público, “100 por cien” fue la primera en iluminar la tarde, encargada de calentar motores que fueron viento en popa a toda vela hasta crear un ambiente típico de concierto, pasando por “Hijos de la tierra” hasta eclosionar en “Mi religión”. Sabes que un artista tiene mucho ganado cuando es capaz de hacer las mismas virguerias con una sola guitarra que con una banda al completo, mientras que el público es el mejor corista posible, abrazando desde el respeto al artista con su canto. 

Creo que no había podido haber mejor forma de abrir el apetito para el concierto del próximo mes en La Riviera que con este pequeño acústico. 

Estoy segura, que a todos nos hubiese encantado seguir ahí mientras Nil nos canta todas y cada una de sus canciones, pero por desgracia lo bueno siempre acaba. No había mejor canción para poner el fin al mini concierto que con “Soldadito de hierro”. Momento contradictorio, pero no me malinterpretéis, lo digo en el mejor sentido de la palabra, pues el catalán es capaz de ponerte los ojos vidriosos mientras te ríes mientras se olvida de la parte de la canción de la canción de Dani Fernández. 

Los grandes artistas, ganan en las distancias cortas. Nil me ha conquistado por completo, pues trata con mimo a cada uno de sus fans, dando lo mejor de si mismo, mirando a los ojos, y viviendo con emoción cada una de sus historias. 

¡Todo un gusto tratarte Moliner!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *