• septiembre 24, 2020 3:50 pm

OT GALA 11: GalOT, primeros finalistas y un magistral Pablo López

La final de Operación Triunfo está a la vuelta de la esquina. Esta gala 11, nos dejó muchas emociones y lo más importante a los 3 primeros finalistas.

Por fin, llegó la grupal perfecta con “Forever Young” arropados por los profesores. Exceptuando las actuaciones míticas de Nia, por primera vez en la edición me sentí en el cielo. El silencio se hizo en mi salón para disfrutar de esta actuación histórica en todos los sentidos.

La “Calma” de Flavio invadió el escenario. La soltura y la felicidad de defender su estancia con su tema se notó y eso le hizo brillar. Este chico derrocha elegancia.

El siguiente fue Bruno, también con su composición, “Fugitivos”, la que es para mi el mejor single de la edición. Su voz rasgada, la letra… ¡Momentazo! Bruno si me lees, no dejes nunca de componer.

A continuación, Maialen demostró su versatilidad una vez más por si alguien tenida dudas. El paso de los meses en la Academia le ha sentado de lujo. El progreso no sabemos si le llevará a la final pero si a tener un público ansioso de sus nuevas creaciones.

Al igual, Anaju sacó sus dotes para dejarnos embobados mirando la televisión. ¡Ascenso infinito!

Las raices y la música en directo tiraron de Hugo que como siempre su carisma le llevó al aprobado, pero algo raspado, Camarón se le quedó muy grande.

Eva sin duda hizo una de sus mejores actuaciones, levantando la locura en las redes sociales. Para mi estuvo correcta. pero la interpretación ya se me empieza a hacer repetitiva.

El siguiente turno le llegó a Samantha con una actuación que podríamos colocar en la parte baja de su ranking personal. La respiración demasiado agitada.

La encargada de cerrar la noche fue una gloriosa Nia, que me dejó la piel como escarpias. Ella como el cristal reluciente dejó otra actuación para el recuerdo. El final, una fantasía, como después de romperse, provoca el silencio y una explosión de elegancia.

Un vuelo de mariposa sobre las teclas del piano, vuelo honesto, pero no sencillo porque lo que hace Pablo López es magia, no al alcance de cualquiera. Pero magia de la fugaz y de la que deja huella, como cada vez que vuelve a su casa, a OT. Sin quererlo, me emociona como tantas veces lo hace cuando se sienta al piano y nada más importa.

Como apuntaban las apuestas, Flavio se quedó una semana más. Pero al igual que muchos de los fans del programa, no me quedo satisfecha con los finalistas. Eso sí, Nia merece ganar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *