‘Pokémon: Detective Pikachu’: con amor para todo tipo de fans (No Spoilers)

Quien diga que esta no está siendo la segunda gran década para el fan de Pokémon no tiene ni idea. Primero con Pokémon Go! niños y no tan niños podían cumplir su sueño de capturar Pokémon de la forma más realista posible gracias a un teléfono móvil. Ahora el móvil nos lleva a las salas de cine, donde debemos apagarlo para disfrutar de una nueva aventura Pokémon más realista que nunca. Cada detalle de Detective Pikachu es una maravilla para quien se considere fan de la franquicia.

Y es que hay que mirar esta película desde el punto de vista de un fan con ganas de ver cómo sería un Pokémon en la vida real, pues no tiene otro. Cuando vas a ver Detective Pikachu no te esperas un thriller noir sacado de los 40, si no una película de Pokémon, infaltil, con la que esperas pasar un buen rato mientras contemplas a los pokémon, la animación y bueno, claro, no menos importante la historia. Una historia que vale, no será la mejor, pero cumple su función. Lo primero que tenemos que pensar es que vamos a ver una película familiar, que aunque esté pensada para todos los públicos, primeramente ha de entretener a los pequeños que comienzan a familiarizarse con Pokémon. Que si, que somos muchos los adultos que vamos a verla y oye, con orgullo, pero no podemos apropiarnos de Pikachu por mucho que queramos, hay que dejar que los peques le adoren también.

Hablamos de una película que busca la nostalgia, no del juego (que tiene poco más de tres años), si no de toda la saga y la infancia de quien la ve. Con veinte años puedes recordar tu primer juego de Pokémon, o la primera vez que leíste el manga o viste la serie. Miras cada pokémon que aparece en la gran pantalla y recuedas si tenías su cromo o no. Detective Pikachu no cuenta solo la historia del videojuego homónimo, si no que es una máquina del tiempo a tu primer recuerdo Pokémon.

Imagen relacionada

Argumento sencillo pero eficaz

No estamos ante una obra de Tolkien, no necesitamos la mejor historia del mundo para hacer esta película. Pero, puestos a decirlo todo, hay que reconocer que el argumento de Detective Pikachu es sencillo y ya está. Hay muchas escenas que ves venir, al igual que el final se deja adivinar si eres un poco astuto. Aún así, la función del entretenimiento la cumple a la perfección, al igual que la dosis de humor.

Los personajes, aunque siguen los clichés del género, se ganan el respeto del público con esa inocencia infantil, aunque sean adolescentes.  Simplemente ves la película y quieres que todo salga bien. Y acariciar a Pikachu repetidas veces.

Qué decir de la animación

Pues eso. Es difícil decir algo que no se haya dicho ya de esta maravilla visual. Ya no solo los Pokémon, si no todos los efectos que estos provocan con sus ataques son auténticas joyas. Gran parte del mérito lo tiene el artista encargado para diseñar todos los concept de los Pokémon. Le debemos mucho. Gracias por hacer al Pikachu más mono de la historia.

Sin entrar en spoilers poco más se puede decir. Es una película que se tiene que ver seas ultrafan o tan solo hayas oído hablar de Pokémon un par de veces. Si vas por lo primero, disfrutarás como un crío pero si vas por lo segundo, confío en que la película te haga sentir lo mismo que a un fan y comiences tu aventura en el mundo Pokémon. Gotta catch ’em all!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *